El principal imputado nació en Comodoro y tiene 33 años

Rosalía, la hermana del imputado por el crimen del niño de cuatro años y la violación de su madre, admitió que reconoció a su hermano, Omar Alvarado, por el identikit y que ella misma lo entregó a las autoridades.

En diálogo con FM Desire, Rosalía Alvarado, la hermana del único imputado por el aberrante hecho que conmociona a todo el país, aseguró que “cuando ocurrió todo yo estaba de vacaciones en Santa Fe con mi familia. A la altura de Sierra Grande, ya volviendo a Deseado, vi el identikit y me di cuenta enseguida de que era mi hermano. Si yo me hubiera quedado callada este caso hubiera quedado impune como tantos otros de violadores y asesinos”.

La mujer dijo que “tengo miedo de que me linchen a mí o a mi familia, como ponen en algunos grupos de WhatsApp. Pero nosotros no tenemos nada que ver, yo fui la que lo entregó”.

Entre sollozos, la mujer relató que tanto Omar como ella tuvieron una infancia difícil. “Yo trabajo desde los 13 años y hace 21 que vivo en Deseado, pero somos de Comodoro. A mi hermano lo crié yo porque nos abandonaron de chiquitos. Siempre estuvo enfermo y pidió ayuda pero nunca la consiguió” contó Rosalía.

CON SU VIDA

La mujer confirmó que a Omar ya lo había denunciado hace un mes y medio porque “en la misma Cueva de los Leones quiso matar a mi hijo, pero nadie escuchó el alerta y él siguió suelto. Si no fuera por mí, este caso nunca se hubiera esclarecido”.

En diálogo con la radio, la mujer dijo que “ahora las cosas llegaron a un punto tal que mi hermano terminó matando a un nene que tiene la edad y el nombre de uno de mis sobrinos. No lo puedo creer y no paro de llorar. Ojalá me despertara y viera que todo es una pesadilla. Mi hermano tiene que pagar con su vida”.

La mujer confirmó que “Omar tiene 33 años y no 24 como están diciendo. Viajó mucho en todos estos años por su enfermedad. Llegó a Deseado y se separó de la mujer que solamente lo llamaba cuando él cobraba la pensión. Omar consumía alcohol y drogas, y eso le subía la maldad. Trabajó de albañil y otras cosas pero le resultaba difícil por la enfermedad. Un montón de veces me dijo ‘quiero matarme’”.

Rosalía sostuvo que cuando ocurrió la muerte y la violación, ella estaba en Santa Fe de vacaciones pero cuando escuchó del aberrante hecho “supuse que podría haber sido mi hermano”.

A la altura de Sierra Grande vio el identikit y lo identificó. “Le dije a mi marido: ‘es mi hermano’. Lo único que quiero ahora es que pague. Le quiero pedir perdón a la familia. Los vi muy mal y les juro que daría mi vida por salvar a ese nene”, dijo entre lágrimas.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico