El proceso de descentralización municipal ya está en marcha

Técnicos de la Universidad y el municipio trabajan para delimitar las Unidades de Gestión Territorial en que será dividida la ciudad. En el área contable trabajan para determinar los fondos que podrán aplicarse en cada una para ejecutar ya en 2008 los proyectos que a partir de marzo definirían las Juntas de Participación Ciudadana. Al mismo tiempo comenzarán a celebrarse asambleas vecinales para definir las obras y servicios prioritarios en cada barrio, en vistas a la elaboración del presupuesto 2009. El secretario de Participación Ciudadana y Descentralización, Hugo Plunkett, se encuentra definiendo los servicios municipales que de inmediato podrían ser descentralizados.

Como ya lo había hecho con los funcionarios de Economía y Finanzas, de Servicios Públicos, y de Desarrollo Humano y Familia, ayer el secretario de Participación Ciudadana y Descentralización, Hugo Plunkett mantuvo un encuentro programado con el titular de la Secretaría de Gobierno y Función Pública, José Manuel Corchuelo Blasco, y los subsecretarios y directores del área.
Estas acciones le permiten a Plunkett determinar los distintos servicios municipales que de forma inmediata podrían descentralizar cada una de las áreas, y comprometer a los funcionarios responsables a superar los inconvenientes que lo impedirían en el resto de los casos.
Por ejemplo, el área de Desarrollo Humano ya determinó que a partir del mes próximo podrían distribuirse los bonos gratuitos para colectivos desde los distintos Centros de Promoción Barrial de la ciudad, en lugar de obligar a los beneficiarios a retirarlos de las oficinas de calle Ameghino. Y también mencionó Plunkett que ya hace algunos meses el municipio convino con el Banco Chubut SA el cobro de impuestos en las distintas sucursales de la entidad.

SUCURSALES
La política de descentralización del municipio se propone “acercar el Estado a la gente, facilitando el acceso a sus servicios; articular las políticas del Estado hacia el interior de las unidades territoriales en que será subdivida la ciudad y crear nuevos canales de participación de la gente”.
En términos sencillos, el primer objetivo apunta a generar algo así como “sucursales” del municipio en lugares estratégicos de la ciudad, donde los vecinos puedan realizar la mayor cantidad de trámites posibles sin tener que llegar hasta el centro.
Según informó Plunkett, hacia fines de febrero concluiría sus estudios el grupo de técnicos del municipio y la Universidad encargados de delimitar dentro de la ciudad las denominadas “Unidades de gestión comunitaria”, a partir de la evaluación de la historia, la geografía, las comunicaciones, la idiosincrasia, el equipamiento social, los servicios y otras características de los distintos barrios y sectores, en pos de determinar los puntos de coincidencia que justificarían su agrupamiento.
Ese estudio se inició en diciembre último con asesoramiento de especialistas del municipio de Rosario, que comenzó el mismo proceso de descentralización hace ya once años.
Plunkett dijo suponer que el número de unidades que se delimitarían no variaría mucho respecto a las 5 circunscripciones en que estaba dividida la ciudad bajo el imperio de la primera Carta Orgánica.
Cada una de ellas debería contar con un lugar físico para que el municipio ofrezca sus servicios y donde estén además representadas sus distintas secretarías,  permitiendo la articulación de las políticas municipales a nivel de las unidades.
Frente a la necesidad de informatizar cada “sucursal” del municipio, Plunkett expresó su beneplácito por el tendido de fibra óptica con el que la SCPL cubrirá toda la ciudad, permitiendo su acceso a múltiples servicios de comunicación y el funcionamiento en red.

JUNTAS
Una vez delimitadas, el secretario impulsará en cada unidad la formación de “Juntas de participación vecinal”, integrando a dirigentes barriales y representantes de distintas entidades. Sin precisar la cifra disponible, Plunkett recordó que el intendente Martín Buzzi comprometió que el Concejo reasignaría este año una partida presupuestaria determinado a cada Unidad de Gestión Territorial.
En ese sentido, dijo que los números ya están siendo analizados en el área contable del municipio e informó que a partir de marzo próximo las juntas deberán definir los proyectos que, sin haber sido contemplados en el presupuesto general en curso y adecuándose a la disponibilidad de recursos, urgen ser ejecutados este año dentro del territorio que comprenderá cada unidad.

PRESUPUESTO 2009, PARTICIPATIVO
Además, Plunkett pretende motorizar en simultáneo el funcionamiento de las asambleas barriales donde se iniciaría el proceso de Presupuesto Participativo, en vistas a elaborar el cálculo general de gastos para 2009.
Al comienzo el municipio convocaría reuniones en cada barrio para interiorizar a los vecinos sobre la nueva modalidad. Luego, en las asambleas, cada participante deberá listar las obras y servicios que demandaría del municipio el año próximo, y el conjunto elegiría al grupo de vecinos –delegados o consejeros— que, representando a cada uno de los barrios integrados en la unidad de gestión territorial, serán los encargados de compatibilizar los pedidos con más adherentes y elaborar los proyectos correspondientes con la asistencia de técnicos municipales.
Finalmente, el conjunto de vecinos definirá las prioridades que deberá contemplar el Ejecutivo en el proyecto de presupuesto que enviaría al Concejo antes del 15 de noviembre.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico