El proyecto "Vivero Niños del lago" ganó Premio Presidencial Escuelas Solidarias

Desde hace 13 años la Escuela N° 25, de Lago Futalaufquen, lleva adelante un proyecto institucional en el que participan sus 54 alumnos, docentes, auxiliares y familias. Este jueves obtuvo una nueva distinción que llena de orgullo a Chubut.

Con emoción y una alegría inocultable, los representantes de la Escuela N° 25 de Lago Futalaufquen subieron ayer al escenario de Tecnópolis para recibir el primer galardón del Premio Presidencial Escuelas Solidarias, en el que participaron 896 proyectos de establecimientos educativos de todo el país.

Con su proyecto “Vivero Niños del lago”, que llevan adelante desde hace 13 años donde producen plantas nativas cuyos ejemplares luego son plantados para recuperar árboles de los bosques andinos arrasados por los incendios, la escuela recibió un reconocimiento nacional por esta idea que impulsaron con afán y concretaron y que se basa en el cuidado y respeto del medio ambiente y, fundamentalmente, en la solidaridad.

“Desde el momento que plantamos la primera planta en los bosques quemados que perdimos por los graves incendios que padecemos en verano, ya sentimos que ganamos. Hoy estamos súper felices, pero no porque ganamos no solo como proyecto sino también sentimos que ganó la conciencia, ganó el medio ambiente, ganó la naturaleza y por sobre todo ganó la solidaridad, así que estamos súper felices”, dijo desde Tecnópolis, Aluminé Sáez, una de las estudiantes que viajó para representar a la escuela.

Fueron 11 los establecimientos que pasaron a la etapa final que terminó este jueves en Buenos Aires y cinco de ellos recibieron un primer premio como reconocimiento al trabajo realizado. Esta es la segunda vez que la Escuela N° 25 recibe este Premio Presidencial; anteriormente consiguió la máxima distinción en 2009, a poco de arrancar.

UNA IDEA QUE

UNIO A TODOS

El proyecto nació en 2006 a partir de un incendio que se produjo detrás de la escuela. Esas llamas prendieron el miedo pero también la necesidad entre muchos integrantes de esa comunidad educativa de hacer algo para recuperar aquello que el fuego devoraba.

“Ese fuego nos impulsó a empezar a investigar sobre cómo producir plantas nativas y con familias que se acercaron, como Iván Hoermann, papá de la escuela y guardaparque, iniciamos el vivero con el objetivo de producir 300 ejemplares (Radal, El Maitén, Calafate, Lenga, Alerces, entre otros). En 2009 realizamos la primera plantación y al día de hoy son 25.000 los árboles restaurados en el bosque”, dijo el coordinador y uno de los impulsores del vivero, Boris Sáez.

La Escuela N° 25 es una Unidad Educativa Multinivel (conocida como UEM), ya que comprende Inicial, Primario, Secundario Básico y Secundario Orientado. No es una escuela técnica, aclara Sáez, pero sin embargo desde sala de 3 los pequeños comienzan a participar en el proyecto que, en verdad, congrega a todos: estudiantes, docentes, auxiliares y familias.

La representación chubutense estuvo integrada, además de Aluminé, por las estudiantes Evelyn Parada, Lúa Gago y Hermione Walsh. Los docentes que viajaron junto con ellas fueron Débora Millanguir y Boris Sáez.

El Premio Presidencial Escuelas Solidarias tiene entre sus objetivos fortalecer el trabajo de las escuelas que integran el aprendizaje curricular de los estudiantes con acciones solidarias destinadas a mejorar la calidad de vida de sus comunidades.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico