El puente de Arroyo Verde sigue con las reparaciones "provisorias"
En abril de 2014, un fuerte temporal afectó a toda la provincia. Las precipitaciones hicieron que el Arroyo Verde volviera a tener caudal y este destrozó el puente que se sitúa en el puesto caminero, puerta de entrada a la provincia.

El puente de Arroyo Verde perdió sus cabeceras y un día después, con la acción de maquinaria vial se rellenó precariamente el daño y se pudo volver a habilitar la Ruta 3

Tuvieron que pasar tres años para que se llevara a cabo una licitación por parte de Vialidad Nacional y en abril de 2017, el organismo firmó el contrato con la empresa Industrias Bass, una empresa de Trelew, que en pocos meses comenzó tibiamente con los trabajos, construyendo una especie de camino paralelo, ya que lo que quedaba del puente iba a ser demolido y había que construir un camino alternativo mientras durasen los trabajos, para la obra en que se iban a invertir 44 millones de pesos.

Sin embargo, el febrero de 2018, sorpresivamente desapareció toda maquinaria y no se vieron más trabajos. Fuentes de Vialidad Nacional indicaron en ese momento que el parate de la obra se debía a modificaciones en el proyecto que se estaban elaborando en Capital Federal, que había incluso un cambio en los valores de la obra, debido que había mayores costos, por lo que era necesario reformular el proyecto. Sin embargo, no se volvió a ver actividad hasta estos días.

puente.jpg
El puente de Arroyo Verde cedió el 9 de abril de 2014 por la crecida del curso de agua.

Preocupado por la inactividad que se observaba en la obra, el concejal de Chubut Somos Todos, Enzo Terrera presentó un pedido de informes de sesión ordinaria para ser elevado a Vialidad Nacional respecto a los motivos por los que la obra no tenía continuidad. Esto ocurrió en el mes de abril del corriente año.

El edil confirmó a diario El Chubut que el pedido de informes nunca fue respondido, e incluso agregó que trasladó la inquietud al gobernador Mariano Arcioni, pero hasta el momento no hubo novedad alguna.

Cabe señalar que la solución “provisoria para siempre” que se realizó, es decir, rellenar las cabeceras que el agua se había llevado, con lo que, de producirse alguna lluvia de magnitud importante, que le vuelva a agregar torrente al arroyo, que en la mayoría del año está seco, podría la Patagonia volver a quedar incomunicada como en el año 2014 y no se observa que funcionario alguno se encuentre realizando gestiones para que la obra finalmente le dé a la única ruta que comunica el litoral marítimo de la Patagonia con el resto del país.