El Rabinato de Israel rompió relaciones con el Vaticano

El Rabinato de Israel rompió relaciones oficiales con el Vaticano hasta que haya un acto de disculpas públicas y de retractación del obispo lefebvriano Richard Williamson, quien negó el Holocausto y fue readmitido por la Iglesia Católica. El Rabinato habría anulado la reunión de la comisión bilateral con el Vaticano que estaba prevista para el 2 de marzo en Roma.

El director general del rabinato, Oded Weiner, escribió una carta al presidente de la comisión, el cardenal Walter Kasper, en la que considera que “sin excusas públicas y una retractación, será difícil continuar el diálogo”.
La misiva fue filtrada a la prensa israelí antes de llegar al Vaticano, lo que podría complicar todavía más las relaciones entre el Rabinato y la Iglesia católica.
Benedicto XVI revocó en la última semana la excomunión impuesta en 1988 a cuatro obispos ultra-tradicionalistas ordenados ilegítimamente por monseñor Marcel Lefebvre, entre ellos Williamson, quien niega la existencia de las cámaras de gas nazis.
“Creo que las cámaras de gas no existieron nunca. Pienso que entre 200 mil y 300 mil judíos murieron en campos de concentración pero ninguno en cámaras de gas”, dijo el obispo británico Williamson, en una entrevista para un programa de la televisión pública sueca, informó la agencia de noticias.
Monseñor Bernard Fellay, superior lefebvriano, sostuvo que se trataba de afirmaciones personales, mientras el padre Federico Lombardi, vocero de la Santa Sede, aseguró que el Vaticano no compartía de ninguna manera las declaraciones revisionistas de Williamson.
De todos modos, la decisión de Benedicto XVI de levantar la excomunión al obispo lefebvriano británico generó nuevas tensiones entre la Iglesia católica y la comunidad judía.
El martes, los lefebvrianos, en una carta enviada al Papa y dada a conocer por el Vaticano, pidieron públicamente perdón por las afirmaciones sobre el Holocausto efectuadas por Williamson.
“Las afirmaciones de monseñor Williamson no reflejan en ningún caso la posición de nuestra Fraternidad”, indicaron, aunque esto no alcanzó para satisfacer al Rabinato.
La excomunión de los cuatro obispos en 1988, se produjo cuando Lefebvre rechazó las reformas implementadas durante el Segundo Concilio Vaticano en los años 60.
Los cuatro prelados habían sido ordenados por el arzobispo francés disidente Marcel Lefebvre, quien se oponía a lo que consideraba reformas liberales dentro de la iglesia.
Varios obispos ultraconservadores, nucleados en torno a Lefebvre (quien falleció en 1991) criticaban la reconciliación con el Judaísmo y la cooperación con otras confesiones cristianas impulsadas por el Concilio.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico