El “Santa Lucía” encuentra en sus colonias de verano una forma de potenciar su cantera

Javier Martínez, como coordinador de un grupo de doce personas, lleva adelante la propuesta que congrega de lunes a viernes a 170 chicos de 4 a 12 años. Tenis, golf, hóckey y una futura escuelita de fútbol, son las disciplinas donde los chicos concentran su recreación.

Por segundo año consecutivo, el Santa Lucía Golf Club realiza su colonia de vacaciones, que tiene como objetivo principal no sólo posicionarse como un espacio de recreación, sino también ser una herramienta de aproximación de los más pequeños a las disciplinas deportivas que la institución de Km 3 ofrece a lo largo del año.

De esta manera, 10 chicos –con edades que van desde los 4 a los 12 años– tienen su primer acercamiento al golf, hóckey y tenis en un club que tiene el espacio y el marco acorde para la práctica de estos deportes, además de fútbol, donde este año el “Santa Lucía” iniciará su “escuelita”.

Javier Martínez, director de la escuela de tenis y coordinador de las colonias, se refirió a la propuesta que le permite al club incrementar su semillero.

“El año pasado volvimos con las colonias, luego de un parate de diez años, y la respuesta superó nuestras expectativas (130 chicos en el verano 2014), pero el club tiene la estructura necesaria para brindar ese servicio”, sostuvo Martínez a Diario Patagónico.

En la actualidad, la puesta en escena de las colonias se fue propagando en el boca a boca, e incluso entre quienes practican deportes en la institución y ven en la propuesta de verano una ocasión distinta de relacionarse.

Por ello, para enero de 2015 el número se incrementó en 170 chicos que se congregan de lunes a viernes de 13 a 17, donde la merienda marca el final de la jornada.

Mientras tanto, la organización que incluye un cuerpo de trabajo de doce personas (entre estudiantes y profesores de educación física), espera similar cantidad de adhesiones para el mes que se avecina.

“Aparte de ser un espacio de recreación para que los chicos en verano tengan una actividad más, también es importante para el club que esos chicos que vienen y hacen tenis, hóckey o golf se queden durante el año y se sumen al deporte que les resulte más atractivo”, remarcó.

CONSOLIDAR LAS BASES

De la primera experiencia piloto en el verano 2014, la primera colonia, que tuvo sólo al tenis como variante, le redituó a la disciplina que el grupo pueda cerrar el año con 140 chicos practicando tenis, además de las personas adultas que lo hacen en el ámbito competitivo.

Por ello, para este 2015, la dirigencia amplió la propuesta poniendo a disposición todas las instalaciones que posee al servicio de los más pequeños.

De esta manera, y divididos en tres grupos por edades, cada grupo es atendido según sus demandas y requerimientos.

“Tenemos un grupo inicial que va desde los 4 a 5 años, de 6 a 8 y de 9 a 12. De acuerdo a sus características, se los inicia en las diversas disciplinas. La idea es promocionar, y que los chicos luego se acerquen al club por opción propia y que sientan al club como un espacio familiar”, sintetizó Javier.

En la misma sintonía, el coordinador sostuvo que la no realización de las colonias del Complejo Huergo incrementó el interés de los padres por lo que ofrece el “Santa Lucía”, ya sea desde lo extenso de sus instalaciones, el verde que lo caracteriza y los espacios cerrados, tanto en cancha como en quinchos donde los niños realizan talleres de cocina, manualidades y diversas habilidades artísticas.

“Creo que una ventaja que tiene el club es que no es necesario desplazarse a otro lugar (salvo ir a la playa), y eso te da un marco de seguridad y manejo positivo, porque al grupo de doce personas se le suman los profesores en las diversas actividades deportivas”, remarcó.

A nivel personal, las mayores gratificaciones del equipo de trabajo se basan primero en la respuesta de convocatoria, y luego en las repercusiones de quienes participan de la colonia, dado que son los chicos los principales propagadores para que se acerquen otros chicos.

Fuente: Angel Romero

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico