El Senado debatirá la integración de las comisiones y sus autoridades

Esta semana, la Cámara alta comenzará a debatir la conformación de sus comisiones y sus autoridades. Cambiemos y Argentina Federal se repartirán en números iguales la amplia mayoría en cada una de las 27 áreas compuestas por 17 integrantes, a excepción de la Comisión de Asuntos Constitucionales, que posee 19. El Frente para la Victoria y el Interbloque Federal serán minoría en todos los espacios.

Oficialismo y oposición comenzarán a debatir esta semana la integración de las 27 comisiones permanentes que conforman el Senado y a definir quiénes serán las autoridades de la Cámara alta hasta la renovación parlamentaria de diciembre de 2019.

El oficialista interbloque de Cambiemos, con 24 integrantes, y el peronista Argentina Federal, con 25, se repartirán en números iguales la amplia mayoría en cada una de las comisiones.

Según el Reglamento de la Cámara, cada una de las comisiones permanentes está compuesta por 17 integrantes, a excepción de la Comisión de Asuntos Constitucionales, que posee 19.

Por ello, tanto Cambiemos como el peronismo no kirchnerista mantendrán la hegemonía ya que cada uno designará a siete senadores, en tanto que serán ocho por bando en la estratégica Comisión de Asuntos Constitucionales.

El resto de los lugares -apenas tres- serán asignados al Frente para la Victoria, encabezado por el neuquino Marcelo Fuentes y que contiene a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, y al cada vez menos influyente Interbloque Federal, compuesto por peronistas no alineados.

En la tarde del miércoles, el peronista puntano Adolfo Rodríguez Saá se fue de ese interbloque que presidía, enojado porque le dieron un lugar en la Bicameral de DNU a una de sus colegas de bancada: la salteña María Fiore Viñuales, del Partido Renovador de Salta, de estrechos vínculos políticos con el gobernador peronista Juan Manuel Urtubey.

Como Rodríguez Saá se llevó a su compañera de fórmula cuando dio el portazo, el Interbloque Federal quedó con sólo cinco integrantes, mientras que el FpV mantiene a ocho en su estructura.

El resto de las bancas de la Cámara alta las ocupan el Frente Cívico de Santiago del Estero (tres integrantes), el Frente Renovador de la Concordia de Misiones (2) y agrupaciones como Proyecto Sur, Movimiento Popular Fueguino y Frente Progresista.

LA AMBICIoN

DE CAMBIEMOS

Tanto el oficialismo como el peronismo dialoguista suelen decidir el reparto en las comisiones mediante una fórmula matemática que junta “el porcentaje con la voluntad política”, según coinciden voceros de ambas bancadas.

Por ello, cuando hubo que conformar la Comisión de Presupuesto y Hacienda a fines del año pasado para debatir el Presupuesto 2018 y la Ley de Reforma Impositiva, Cambiemos y el Interbloque Argentina Federal se quedaron con siete lugares cada uno, dos fueron para el kirchnerismo y uno para los peronistas no alineados. Proporciones similares se utilizarán en el resto de las comisiones.

Sin embargo, la discusión se endurecerá para la designación de los presidentes de esos cuerpos, ya que su voluntad de trabajo acelera el tratamiento de los proyectos de ley o los ralentiza.

El kirchnerista Fuentes, por ejemplo, durante 2017 juntó a la Comisión de Asuntos Constitucionales sólo para formalizar el ingreso de los diplomas de los senadores elegidos en octubre.

El oficialismo pretende encabezar esa comisión para acelerar la discusión del pedido de desafuero contra la expresidenta, exigido por la Justicia federal por la causa en la que se investiga la firma del memorándum con Irán por el ataque a la AMIA.

Por el contrario, el justicialismo adelantó, cuando se conoció la resolución del juez Claudio Bonadio, que mientras no haya un fallo firme de la Justicia ningún legislador puede ser removido de su cargo.

Esa misma doctrina se aplica desde hace años con el riojano Carlos Menem, varias veces procesado y condenado por diversas causas.

Además de haber ocupado la presidencia de la Comisión de Presupuesto y Hacienda y de pretender la de Asuntos Constitucionales, Cambiemos también quiere mantenerse al frente de la Comisión de Relaciones Exteriores.

“El resto es conversable”, mencionaron desde las oficinas de los líderes de ese interbloque macrista.

De hecho, existe un principio de acuerdo para mantener al salteño Rodolfo Urtubey al frente de la Comisión de Acuerdos (que analiza los pliegos de los integrantes de la Justicia nacional, así como la designación de diplomáticos y los ascensos militares) y al entrerriano Pedro Guastavino como presidente de la Comisión de Justicia y Asuntos Penales.

En ese sentido, desde el justicialismo le hicieron llegar al oficialismo que en el resto de las comisiones que le toque presidir a la oposición ubicarán a senadores con perfiles “dialoguistas”.

En cuanto a las autoridades de la Cámara, que deben designarse antes de que comience el período ordinario de sesiones el 1 de marzo, el macrista porteño Federico Pinedo seguirá en la presidencia provisional, y el resto de los lugares deberán resolverse en los próximos días.

La vicepresidencia de la Cámara, hasta diciembre ocupada por el actual gobernador de Santiago del Estero, Gerardo Zamora, le corresponderá al peronismo.

Cambiemos pretenderá seguir manteniendo la vicepresidencia primera, que estaba en manos del radical pampeano Juan Carlos Marino.

Finalmente, el Interbloque Federal perderá la vicepresidencia segunda de la Cámara alta, que ocupaba el santafecino Carlos Reutemann, y que ahora será ocupada por uno de los integrantes del bloque kirchnerista.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico