El sospechoso de un asesinato violó la domiciliaria y se ordenó su captura

El imputado por el homicidio de Mario Sergio Quevedo fue declarado en rebeldía y ayer se ordenó su captura a pedido de la Fiscalía. Se trata de Matías Alberto Polenta, quien el 28 de marzo fue beneficiado con el arresto domiciliario tras la declaración de un testigo que lo ubicaría en un lugar distinto al del escenario criminal. De todas maneras seguía vinculado mientras durara la investigación, pero hizo caso omiso y desapareció del inmueble donde debía tener permanencia continua.

En el marco de la audiencia que se llevó a cabo ayer en la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia, la funcionaria de Fiscalía Gabriela Gómez le solicitó al jueza penal Mónica García que se declare la rebeldía y se ordene la captura de Matías Polenta, en razón de los sucesivos incumplimientos de la medida que le fuera dictada el 28 de marzo, cuando se autorizó la permanencia continua en el domicilio.

El defensor Mauro Fontéñez no se opuso a la solicitud de la funcionaria de Fiscalía porque se encuentra verificado el incumplimiento de su asistido y aclaró que no tuvo contacto con él, pero sí con un familiar que le manifestó que Polenta se habría retirado del domicilio por miedo a represalias que podrían tener con su familia.

Tras escuchar a las partes la juez resolvió declararlo en rebeldía y ordenar su captura nacional, suspendiéndose además los plazos del proceso en la causa que se tramita en su contra.

EL CASO

El homicidio de Quevedo ocurrió el 26 de febrero, a las 14:20, cuando la víctima se encontraba a escasos metros de la puerta de ingreso al Sector 7, del barrio 30 de Octubre. Allí se habría presentado el imputado con un arma de fuego, con la cual le habría efectuado al menos cinco disparos y escapó.

La policía se encontraba cerca de allí porque estaba abocada a la intervención en un incendio y al escuchar disparos de arma de fuego se dirigieron al lugar, donde encontraron a Quevedo tirado con heridas de arma de fuego en el pecho y este les manifestó “Polenta me la puso, fue Polenta”. El herido fue trasladado al Hospital Regional donde falleció como consecuencia de herida de arma de fuego en el pecho y el hecho se calificó como homicidio agravado por el uso de arma de fuego, en calidad de autor para Polenta.

Alrededor de un mes después de ese crimen, el 25 de marzo último, también fue asesinado en el barrio 30 de Octubre, Jorge Quevedo, quien era hermano de Mario Quevedo. Ambos homicidios estarían vinculados con un presunto enfrentamiento entre grupos rivales de ese barrio y por la muerte de Jorge Quevedo todavía no hay detenidos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico