El Superior Tribunal confirmó la absolución de Ezequiel Arrúa

La Sala Penal del Superior Tribunal de Justicia de Chubut confirmó la absolución de Ezequiel Arrúa al rechazar la queja que presentó la Fiscalía de Comodoro Rivadavia a la denegatoria del recurso extraordinario. El joven, que en noviembre del año pasado fue condenado a 8 años de prisión por el homicidio de Paulo Olima, pasó 15 meses en prisión y a fines de febrero recuperó la libertad tras la resolución de segunda instancia.

Tal como informara oportunamente El Patagónico, Ezequiel Arrúa fue absuelto en un fallo mayoritario de la Cámara Penal de Comodoro Rivadavia, donde se presentó la impugnación de la sentencia de primera instancia mediante la cual el tribunal que presidió Raquel Tassello y se completó con Mariel Suárez y Jorge Odorisio lo condenó a 8 años de prisión como autor del delito de homicidio simple en perjuicio de Paulo Olima.

La causa fue investigada por la fiscal general Cecilia Codina, quien finalmente acusó a Arrúa como autor del hecho y tras la presentación de las pruebas documentales y testimoniales, en la audiencia preliminar el caso fue elevado a juicio oral y público. En esa instancia, Codina fue reemplazada por el fiscal Adrián Cabral.

Como se dijo, el acusado fue condenado en el juicio, pero su defensor particular, Guillermo Iglesias, impugnó el fallo. El tribunal de segunda instancia, compuesto por Daniel Pintos, Guillermo Müller y Martín Montonovo, por mayoría hizo lugar al recurso y resolvió absolverlo a fines de febrero de este año, por lo que el joven recuperó la libertad después de pasar 15 meses preso por un delito que la justicia entendió que él no cometió.

Esa decisión fue recurrida por el fiscal pero la Cámara no admitió el recurso y en razón de ello el acusador público fue en queja a la Corte provincial, donde la Sala Penal acaba de confirmar el fallo absolutorio.

PELEA

El homicidio de Paulo Olima se produjo durante las últimas horas de la tarde del 11 de diciembre de 2016, cuando la víctima, su hermano y un amigo se encontraban en la plaza de la Virgen, lugar al que arribó el condenado con otras tres personas, junto a quienes comenzaron a arrojarles piedras a los que estaban junto a la Virgen.

En ese contexto, según los testigos que declararon en el juicio, Olima invitó a pelear a Arrúa, con quien mantenía diferencias desde hacía un tiempo, y ambos iniciaron una pelea cuerpo a cuerpo y sin armas visibles.

A todo esto, los dos testigos que estaban junto a la víctima declararon según sus respectivos puntos de vista. El hermano de Olima aseguró que la herida se la produjo Arrúa, mientras que otro joven que estaba un poco más alejado de la violenta escena describió que Arrúa había sido derribado con un golpe de puño que le efectuó Olima, quien lo arrastraba tomándolo de una pierna hacia el sector de la Virgen, momento en el que aseguró que entró en el plano Carlos González e hirió a Olima, tras lo cual ayudó a Arrúa a reincorporarse para alejarse del lugar.

Las contradicciones fueron evaluadas por el tribunal y cotejadas con el resto de los testimonios y de la prueba que fue ventilada en el debate, como las filmaciones que registraron la pelea, lo cual los llevó a condenar por unanimidad a Arrúa.

Hay que recordar que el control de detención se llevó a cabo al día siguiente y fue presidido por el juez Mariano Nicosia, quien subrogó al juez natural Martín Cosmaro.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico