El tumor era benigno

El expresidente Mauricio Macri se sometió a una endoscopía intestinal, en la que le extrajeron un pólipo y quedó internado por un día en el Sanatorio Otamendi.

Se lo habían detectado en un control previo y tras unas dolencias, decidieron intervenirlo. El exmandatario concurrió a hacerse el procedimiento y estará en observación por una noche, hasta el miércoles, cuando podrá volver a la quinta "Los Abrojos", donde continuará con la recuperación.

Según indicaron en el entorno del expresidente, no se trató de un procedimiento de emergencia. Tampoco fue detectado en el momento y ni lo internaron previamente. El exmandatario concurrió para hacerse la endoscopía, luego de que en un control le detectaran un pólipo en los intestinos.

Según señalaron en un comunicado luego de la intervención, la endoscopía en la clínica Otamendi la hicieron los médicos Cecilio Cerisoli, Pedro Ferraina, Luis Caro y Augusto Villaverde. Como resultado del procedimiento "lograron extraer con éxito un pólipo que estaba ubicado en el intestino y que había sido detectado en un control de rutina". "Macri permanecerá en la clínica hasta el día de mañana. Luego continuará la recuperación en su domicilio", concluye el comunicado.

El expresidente ingresó cerca de las 14 al sanatorio en Recoleta. Llegó en una camioneta negra, acompañado por sus custodios. Cerca del exmandatario habían indicado que había sufrido algunas molestias y que se le recomendó recurrir a la endoscopía.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico