El uso del chupete

El uso del chupete puede comenzar luego de que la lactancia materna ya se haya establecido, cuando tu bebé se prende bien al pecho, recuperó el peso de nacimiento y aumenta bien.

El uso del chupete al momento de dormir reduce las probabilidades de sufrir el “síndrome de muerte súbita del lactante”, siempre que vaya acompañado de las otras medidas protectoras, como garantizar un sueño seguro.
El chupete también ayuda a los bebés prematuros a madurar el reflejo de succión y a ganar peso más rápidamente.

ALGUNOS TIPS
Nunca uses el chupete para demorar el momento de la alimentación. Si el bebé tiene hambre, debe ser amamantado enseguida aunque haya comido hace poco, porque los bebés no tienen horarios fijos.
Nunca cuelgues el chupete del cuello del bebé con cintas o cadenas, para evitar el riesgo de asfixia.
No le pongas miel ni azúcar (u otros endulzantes).
Lo laves seguido con agua y jabón; no lo “limpies” pasándolo por tu boca, si se cae.
Chequea que no esté roto ni tenga partes flojas.

Hacia el año de vida es el momento de empezar a dejarlo, ya que su uso permanente y prolongado puede alterar el desarrollo del niño. Se recomiendan los chupetes de silicona o de látex, con forma anatómica.

Fuente:

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico