El Yellow Submarine inició su viaje a la costa de Chubut

Ayer la embarcación semisumergible que promete cambiar la forma de ver las ballenas partió sobre un camión desde Mar del Plata donde fue construida. Está previsto que durante el verano se realicen algunas pruebas de navegación, mientras que en junio con la llegada de las ballenas comenzará a prestar el servicio de avistaje.

Fue un proyecto ambicioso, millonario y que de alguna forma refleja lo que significa Península Valdés en el mercado de avistaje de ballenas. Sin embargo, ya es una realidad. El Yellow Submarine, primer semisumergible de  industria argentina, ayer a las 10 inició su primer viaje luego de la botadura que se realizó en el puerto de Mar del Plata.
El destino es Puerto Pirámides, donde permanecerá amarrado durante el verano, aguardando la llegada de la temporada de ballenas. Se espera que dentro de tres o cinco días la embarcación ideada por el empresario Tinio Resnik, propietario de Southern Spirit S.A. llegue a la zona por tierra.
“El traslado lo hacemos por tierra porque este barco no está motorizado para un trasladado por mar. Tiene motores para realizar avistajes no de uso continuo como si fuera un barco pesquero, entonces lo hacemos por tierra y esperamos que llegue entre el lunes y el miércoles”, explicó el empresario a Diario Patagónico. 
La construcción del “Yellow Submarine” se ideó en 2008 cuando la empresa se presentó para la licitación del servicio de avistaje de ballenas en Península Valdés. Sin embargo, su construcción se inició en enero de 2013, bajo la dirección de Angel Silverio Coronel, en el Astillero Federico Contessi de Mar del Plata.
Para llevar adelante la inversión se conformó la sociedad Yellow Submarine S.A., propiedad de Resnik y su amiga e inversora Julitte Decré. De esa forma, se estableció un contrato de charteo con Southern Spirit, que operará y comercializará los servicios del buque, con el impulso de la Secretaría de Turismo y Areas Protegidas del Chubut que apoya el proyecto.
La embarcación, de 15,37 metros de eslora y una manga máxima de 4 metros, está inspirada en las naves que se utilizan para observaciones submarinas en la Barrera de Arrecifes de Australia, en el Caribe y en el Mar Rojo. La misma fue construida en acero naval, granallado y pintado, totalmente soldado, y tiene capacidad para 35 pasajeros, quienes podrán transitar libremente por el mismo, tanto en el habitáculo sumergido como en la cubierta exterior, permitiendo ver la superficie del mar y conocer de otra forma más cercana a las ballenas.
Según se confirmó la embarcación durante el verano sólo realizará  algunas pruebas de navegación. “Vamos a seguir haciendo algunas pruebas, estuvo todo un mes haciendo pruebas en Mar del plata. Por lo pronto hay que terminar el tráiler que lo va a botar en la provincia. Es un tráiler autopropulsado que tiene componentes hidráulicos como las cosechadoras que le permite tener mejor calado. Lleva un motor diesel de 180 caballos en una torre de cuatro metros de altura”, detalló Resnik.
De esa forma, a partir de junio de 2014 el Yellow Submarine comenzará a navegar por las costas de la península, en un recorrido de tres horas que promete cambiar la forma en que se visualiza a las ballenas.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico