Elevan a juicio oral la causa por el asalto a "Repuestos Ricardo’s"

El hombre imputado por el asalto al local comercial «Repuestos Ricardo’s» seguirá detenido hasta la realización de juicio oral y público que aun no tiene fecha. Así se lo confirmó ayer el juez penal Martín Navarro durante la audiencia que se realizó en una de las Salas de la Oficina Judicial.

En ese marco el representante del Ministerio Público Fiscal le solicitó al magistrado que presidió la audiencia el mantenimiento de la medida privativa de la libertad, hasta tanto se lleve a cabo el juicio oral y público. Lo pidió teniendo en cuenta que la causa tiene acusación y fue elevada a juicio, aunque no se conoce la fecha de su realización.
Al requerimiento efectuado por el fiscal, el juez Martín Navarro le hizo lugar, atento a que en los fundamentos se le hizo saber que en la investigación preparatoria quedó acreditada la materialidad del hecho y la autoría del imputado por robo agravado.
A todo esto se debe aclarar que hasta el momento no se pudo confirmar cuál de las tres identidades aportadas pertenecen al imputado, debido a que está indocumentado y ofreció diversos nombres en distintas oportunidades, entre ellos dijo llamarse: Daniel Videra, Oscar Daniel Ledesma y José María Ledesma.
El hecho que lo tuvo como protagonista ocurrió el primero de novimebre del año pasado, cuando el imputado llevó a cabo un asalto a mano armada en el local comercial «Repuestos Ricardo’s», ubicado sobre calle Alem, entre Bouchardo y Aristóbulo del Valle.
En esa oportunidad el hombre se hizo pasar por un cliente y le solicitó a la empleada un prolongador de bujía, pero cuando la mujer se disponía a entregarle el producto el supuesto comprador extrajo un escopeta recortada, la encañonó y la llevó a un baño.
Con ella también encerró al dueño del comercio, pero no le dio importancia a la falta de cerradura de la puerta. De allí se llevó 577 pesos en efectivo que estaba guardados en la caja registradora, los teléfonos celulares de las víctimas y un monitor marca Sica, pero no llegó muy lejos.
El delincuente, confiado en el temor que le había provocado a las víctimas, salió caminando a paso lento por Alem hacia Bouchardo, pero el dueño del comercio salió tras sus pasos ni bien escuchó su partida.
A toda prisa corrió tras el ladrón y cuando lo tenía cerca le aplicó un golpe tan fuerte en la nuca que lo desvaneció. En ese momento, casualmente, pasaba la policía por el lugar y el delincuente terminó detenido.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico