Emilio Abboud fue absuelto

Emilio Taher Abboud fue absuelto de culpa y cargo por el tribunal que lo juzgó por el homicidio de Claudio Boz, ocurrido entre el 15 y 16 de septiembre de 2016. El fallo fue unánime y se dio a conocer ayer cerca de las 14. A ese resultado se llegó tras considerarse que no quedó probada la autoría del hecho en poder del acusado.

El tribunal que presidió la juez penal Daniela Alejandra Arcuri y se completó con Mónica García y Gladys Olavarría, falló por unanimidad en la causa que tuvo como acusado por el delito de homicidio simple a “El Turco” Abboud, quien fue investigado como autor del crimen que tuvo como víctima a “El Porteño” Boz.

El acto se realizó cerca de las 14 en medio de una jornada de juicio y resoluciones sobre los debates por homicidios, los cuales vienen desarrollándose desde la semana pasada en la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia.

En este caso la parte acusadora estuvo representada por la fiscal general, Cecilia Codina, mientras que el acusado fue asistido por el defensor particular, Rogelio Díaz.

Hay que recordar que el jueves de la semana pasada se llevaron a cabo los alegatos del juicio, ocasión en la que la parte acusadora solicitó que se declarara culpable a Abboud como autor del homicidio simple de Boz, entendiendo que a lo largo del debate se logró probar tanto la materialidad como la autoría del hecho.

En su alegato la fiscal Codina sostuvo que el imputado propinó varios golpes con un objeto contundente en la cabeza de la víctima, provocándole su muerte. Luego ató las piernas y las manos con un cable y envolvió su cabeza con una bolsa de nylon, tras lo cual trasladó el cuerpo hasta la zona de conocida como “El enganche II”, cercana a Rocas Coloradas, donde le prendió fuego, previo rociarlo con nafta, con el objeto de desaparecer pruebas y lograr su impunidad.

Recordó la fiscal que la forense estableció en la autopsia que la incineración del cuero fue post-mortem y que la causa de muerte fue un traumatismo encéfalo-craneano.

La caña de pescar y un reel que a la víctima le había prestado un vecino, aparecieron en la casa de Abboud. Codina mencionó también la captura en diversas cámaras de la ciudad del auto de Abboud la noche del hecho en un ida y vuelta hacia el lugar donde aparece el cuerpo en Rocas Coloradas. Por todo lo cual solicitó se lo declarara penalmente responsable del delito de “homicidio simple”.

LO QUE NO SE HIZO

La defensa, en tanto, reclamó la absolución, aunque antes le pidió al Tribunal que decretara la nulidad de la requisa domiciliaria realizada en la vivienda de Abboud. Ello, por las irregularidades en la confección del acta.

El procedimiento para obtener esas pruebas en los allanamientos fue irregular. En segundo lugar planteó el defensor la nulidad de los registros de las videocámaras ya que la práctica correcta de su levantamiento es el secuestro de los originales, que no se hizo.

Más allá de que esta prueba no destruye la presunción de inocencia del imputado, el defensor sostuvo que “las pruebas que supuestamente habían, se han caído solas”.

En el caso de las pruebas de sangre, la médica Massari fue concluyente: no había rastros de sangre humana en el domicilio de Lisandro de La Torre donde vive el acusado. “No hay ninguna prueba que lo ponga a Claudio Boz, la noche del hecho, en el domicilio de la calle Lisandro de La Torre. El imputado reconoce que tenía una actividad clandestina que era la venta de carne. ¿Hay alguna contraprueba que indique que la sangre hallada en Lisandro de La Torre era de la víctima? No hay ninguna” concluyó el defensor. Por todo lo cual solicitó la absolución de su pupilo.

Ayer, el tribunal resolvió absolver de culpa y cargo a Emilio Taher Abboud por “orfandad probatoria” y ordenó su inmediata libertad.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico