Emotiva y multitudinaria despedida a Benedicto XVI

Al hablarle a los entusiastas fieles, el Santo Padre pidió que se acuerden de él en sus oraciones y que recen especialmente por el colegio de cardenales que tiene la tarea de elegir su sucesor.

La Plaza San Pedro fue escenario ayer por la mañana de una multitudinaria y emotiva ceremonia de despedida del Papa Benedicto XVI, quien agradeció a los fieles llegados de todo el mundo el “respeto y la comprensión” con que recibieron la noticia de su renuncia.
En el marco de la tradicional audiencia pública de los días miércoles, la plaza -en una mañana fría y soleada- fue colmándose desde temprano con los peregrinos llegados a Roma desde distintas partes del mundo, así como diversas personalidades y los numerosos cardenales que ya están en esta ciudad a la espera del cónclave que elegirá el sucesor de Benedicto.
“Agradezco a todos el respeto y la comprensión con la que han acogido esta decisión importante, que he tomado con plena libertad. Mi corazón está colmado de gratitud porque nunca ha faltado a la Iglesia su luz”, dijo el pontífice en español en un tramo de su mensaje.
Y agregó en el mismo idioma que “en este Año de la fe invito a todos a renovar la firme confianza en Dios, con la seguridad de que El nos sostiene y nos ama, y así todos sientan la alegría de ser cristianos”.
La ceremonia arrancó a las 10:35 (6:35 de Argentina) con la aparición de un Papa visiblemente conmovido a bordo del tradicional Papamóvil, causando una ovación entre la multitud que no dejaba de vivarlo y saludarlo con sus manos, y agitando banderas de los países presentes.
Después de una amplia recorrida por los corredores dispuestos en la plaza, el Papa se trasladó a un escenario montado de espaldas a la basílica de San Pedro y brindó allí su última catequesis, en plena Cuaresma.
Volvió a insistir en que renunció al papado porque sus fuerzas disminuyeron y no por su bien particular, “sino por el bien de la Iglesia”.
Benedicto XVI, acompañado por su secretario personal y por cuatro mujeres consagradas que realizan el servicio doméstico, vivirá “en la oración y el ocultamiento” del resto del mundo, en el “desierto evangélico” de Castelgandolfo durante dos meses. A fines de abril se trasladará al Vaticano a un monasterio que está siendo preparado, y en el que residirá.
A las 20 de hoy el cardenal camarlengo, a cargo de los asuntos corrientes de la Iglesia en la transición del Papa que se va y el nuevo pontífice, entrará en los apartamentos pontificios acompañado por otros altos prelados, para cerrar herméticamente el lugar. En ese momento Benedicto XVI no será más Sumo Pontifice y  recibirá el título honorario de Papa Emérito.
Desde ese momento comenzará la llamada sede vacante y comenzarán las congregaciones de los cardenales de todo el mundo que están llegando a Roma.
Los 115 cardenales electores menores de 80 años, deben decidir la fecha de comienzo del Cónclave para elegir al sucesor de Joseph Ratzinger. Se estima que el inicio de la asamblea del Sacro Colegio en la Capilla Sixtina, donde se votará, será fijado para entre el 9 y 11 de marzo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico