En Aldea Escolar se organizan contra las torres de alta tensión

Vecinos de Aldea Escolar, población ubicada a pocos kilómetos de Trevelin, denunciaron los efectos de vivir bajo las torres de tensión que transportan energía desde la represa General San Martín a Puerto Madryn. Visitaron la región de Aysén, donde expusieron su situación ante los vecinos que hoy luchan con la instalación de represas en la cordillera.

La Coalición Ciudadana por Aysén Reserva de Vida indicó que los pobladores de Chile Chico, Puerto Guadal, Puerto Río Tranquilo y Coyhaique ya tuvieron acceso a la información suministrada por los vecinos de Aldea Escolar.
Desde hace varios años que estos vecinos de la población ubicada a pocos kilómetros de Trevelin denuncian la «marcada presencia de enfermedades graves en la población de Aldea Escolar Los Rápidos, atribuidas en principio a la alta radiación electromagnética provocada por las torres de alta tensión de la Presa Hidroeléctrica Futaleufú».
Así lo plantearon en el Primer Encuentro Taller sobre Educación, Ambiente y Desarrollo Sustentable realizado en el 2004. Hoy, como ayer, recuerdan los efectos de la represa General San Martín que produce energía para la planta reductora de aluminio Aluar, en Puerto Madryn.

LO QUE QUEDO
El embalse que quedó en el lecho del río Futaleufú (en Argentina) hoy se llama Amutui Quimei, término en mapudungún que significa «belleza perdida».
Con el fin de relatar en forma directa los efectos del electromagnetismo de alta tensión en una comunidad, desde la semana pasada se encuentra en la Región de Aysén, Jorge Rocha, vocero del Movimiento No a las Torres de Aldea Escolar y Trevelin.
Previo paso por Comodoro, informó las actividades de concientización que se vienen realizando en forma conjunta con vecinos de Chile. En esta gira han tenido una importante participación y apoyo de representantes de la Diócesis de Aysén.
«En Aldea Escolar tenemos el ejemplo de lo que ocurre después de la construcción de una represa, con todos los impactos colaterales en un solo lugar y con toda la cadena de efectos una vez finalizada. Pero además hay que considerar lo caro que nosotros pagamos la energía siendo que somos proveedores de energía barata para el extranjero» expresó el dirigente, quien ha realizado un largo trabajo tendiente a sensibilizar a las autoridades de su país respecto de este tema, ya que se ha comprobado en estudios internacionales y locales que vivir cerca de torres de alta tensión tiene consecuencias nocivas para la salud humana. Precisamente esos aspectos son los que aborda durante sus charlas por las comunidades.
El viaje de Rocha se concretó en el marco de diversas actividades que se están desarrollando para informar a nivel regional sobre los impactos de las represas y las obras asociadas en las comunidades, con testimonios de pobladores de Ralco, Alto Bío Bío, Los Angeles (donde falleció gente producto de inundaciones aguas abajo de la presa Pangue) y Aldea Escolar, entre otras localidades que conviven con este tipo de megainfraestructuras.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico