En apenas diez minutos asaltaron dos veces a repartidores en el San Martín

Ayer, entre las 12:20 y 12:30, un camión repartidor de la empresa Reales -de distribución de productos lácteos Ilolay- fue asaltado dos veces en el mismo barrio. Daniel Braguero, responsable de la empresa se quejó: “Basta de hablar de sensación de inseguridad. Acá hubo dos asaltos en diez minutos”.

Dos empleados a bordo de un camión de la firma Reales, distribuidora de productos lácteos en Comodoro Rivadavia, resultaron asaltados dos veces ayer al mediodía en el barrio San Martín, a punta de pistola y de cuchillo en el primer robo y a punta de cuchillo en el otro.
Según comentaron los repartidores a fuentes consultadas por este diario, primero apareció un joven acompañado de otro, que les preguntó si querían comprarle un estéreo de automóvil. Ante la negativa de los trabajadores, el joven sacó un arma de fuego y su acompañante un cuchillo, para exigir que les entregaran toda la plata que llevaban recaudada. Este primer robo ocurrió en una esquina de la calle Huergo.
Pese al trago amargo, los repartidores siguieron trabajando y lo que habían vuelto a recaudar les fue arrebatado diez minutos después, cuando volvieron a ser asaltados, esta vez a punta de cuchillo frente a un local comercial de Huergo al 3.900.
Según comentó a Diario Patagónico la empleada del local comercial, un joven habría insistido con gritos a uno de los repartidores que entregara todo lo que tenía y que no se guardara nada.  El repartidor le habría dicho que tenía en su poder nada más que lo que había logrado recaudar en esos diez minutos. El joven tomó el dinero y escapó corriendo.
Pese a que se dio aviso a la Policía, los repartidores ya no se encontraban en el barrio cuando llegaron los efectivos. Los trabajadores habrían desestimado realizar la denuncia pertinente, por lo que Policía no pudo formalizar la investigación.
Diario Patagónico dialogó en el lugar del segundo asalto con el responsable de la firma Reales, Daniel Braguero, quien se mostró indignado por el robo a sus empleados. “Los chicos estaban en shock”, dijo, por lo que decidió darles descanso durante el resto de la jornada laboral y realizar las tareas él mismo.
“Esto fue un robo de plata, pero mirá si te violan tu mujer, tu hijo o matan alguno. Acá hasta que no haya 200 o 500 muertos o damnificados no va a pasar nada, la gente tiene que salir a la calle a pedir seguridad. Las obligaciones del Estado son seguridad, salud y educación y no hace ninguna”, cuestionó el enojado empresario.
Frente a la situación de inseguridad que le tocó vivir ayer a sus empleados de distribución Braguero expresó: “Basta de sensación de inseguridad. Acá hubo en diez minutos dos asaltos”.

En zonas altas, los custodia la Policía
Los comerciantes de las zonas altas de Comodoro Rivadavia se quejan porque los repartidores  distribuyen mercadería con menos frecuencia a raíz de la inseguridad en la que trabajan.
La Policía no puede llevar a cabo la custodia particular de cada uno de los distribuidores que ingresan a zonas como los barrios San Martín o Máximo Abásolo porque el número de móviles policiales y personal policial no es el adecuado para hacerlo.
“Están andando los camiones de la Quilmes con los patrulleros atrás, no hay un patrullero para cada camión, la Policía hace lo que puede, esto no es un tema de la Policía, es un tema de quienes tienen a su cargo el manejo de la seguridad”, opinó sobre la situación el empresario Daniel Braguero.
Asimismo, cuando los repartidores ingresan a las zonas altas deben dar aviso a la seccional de Policía para que un patrullero los escolte.
Aunque también creen desde la Policía que hay poca preocupación de la ciudadanía en involucrarse frente al delito y que las personas se niegan a atestiguar o denunciar.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico