En Caleta Olivia también se registraron intentos de saqueos a supermercados
Tres supermercados de propietarios chinos cerraron de manera anticipada sus puertas el viernes y ayer atendieron a clientes en forma restringida ante comprobados intentos de saqueo. Mientras, las sucursales de las grandes cadenas comerciales prefirieron mantener sus horarios habituales con el refuerzo de la seguridad privada y un gran despliegue de fuerzas policiales.

Caleta Olivia (agencia)

La Unidad Regional Zona Norte de la Policía de Santa Cruz ya estaba alertada de que el saqueo abortado en una de las sucursales de Carrefour en Comodoro Rivadavia podría replicarse en Caleta Olivia, ya que también habían comenzado a circular el viernes cadenas de mensajes escritos y verbales vía WhatsApp.

Los mismos estaban direccionados principalmente a tres supermercados propiedad de familias chinas ubicados en los barrios Gregores, 2 de Abril y Rotary 23, quedando como segundas opciones dos sucursales de La Anónima (barrios Güemes y Rotary 23), la de Carrefour (barrio Malvinas) y la distribuidora mayorista Diarco (en proximidades del 17 de Octubre).

El comisario inspector Carlos Bordón, máximo jefe de la Unidad Regional dijo a El Patagónico que desde hace varios días había estado tomando contacto con sus pares de la policía chubutense para evaluar previsiones por posibles saqueos simultáneos en la zona.

“Cuando tomamos conocimiento que alrededor de las 15 (del viernes) había comenzado a registrarse un hecho de este tipo en Comodoro, inmediatamente aquí activamos nuestro protocolo de seguridad para proteger a los supermercados”, reveló.

JUSTO A TIEMPO

La medida preventiva fue más que oportuna ya que también se constató -conforme a otros mensajes vía WhatsApp- que el viernes por la tarde algunas personas en actitud sospechosa habían comenzado a reunirse en la plaza 20 de Noviembre, a pocas cuadras de la sucursal La Anónima del barrio Güemes.

Otro grupo se estaba reuniendo en cercanías de la sucursal que esa misma firma comercial posee en el barrio Rotary, donde incluso se estaban acercando varios jóvenes en motos de baja cilindrada, por lo cual se dirigieron al lugar fuerzas de la División Infantería.

En el barrio Gregores, donde se encuentra uno de los supermercados chinos denominado “La Familia” la posibilidad de saqueo parecía inminente porque varias personas comenzaron a deambular por el salón de ventas como si esperaran la llegada de otras.

Por esa razón, los propietarios decidieron cerrar las puertas poco antes de las 17 del viernes, al tiempo que iban llegando patrulleros, lo que hizo que los extraños clientes se fueran retirando sin comprar nada.

Casi a la misma hora bajaron sus persianas los súper chinos ubicados en los barrios 2 de Abril y Rotary 23, en tanto que otros grupos policiales acudían a reforzar la seguridad en Carrefour y en el mercado Dar, ubicado en la céntrica avenida Fagnano.

CONTINUA EL OPERATIVO

El protocolo se mantuvo ayer vigente porque las amenazas que se viralizaron por las redes sociales así lo aconsejaban. En consecuencia, permanecía en alerta todo el personal de comisarías y de fuerzas especiales.

Fue así que desde hora temprana se observó el desplazamiento de decenas de policías en motos, patrulleros y carros de transporte. Además se incrementó la cantidad de uniformados que prestan servicios adicionales en los grandes comercios.

Los dueños de los súper chinos aceptaron el consejo de atender al púbico en horario cortado, es decir mantenerlos cerrados entre las 12 y las 15, pero los gerentes de las sucursales de las grandes firmas comerciales no adoptaron esa propuesta, argumentando que ellos dependían de directivas de la autoridades de sus casas centrales.

Los clientes que acudieron ayer a los grandes salones de venta notaron un gran refuerzo de la seguridad privada y policial.