En Chubut y Santa Cruz

Ruralistas chubutenses y santacruceños se oponen al traslado de la barrera sanitaria y desde hace varios años afirman que es inaceptable sin el consentimiento de la Unión Europea y la Organización Internacional de Epizootias (OIE), aunque ahora todo indica que la posibilidad de que los organismos se expidan está muy cerca.
En su momento, a través de un documento, el presidente de la Sociedad Rural de Comodoro Rivadavia, Federico Pichl, afirmó que cualquier modificación a la condición sanitaria actual requiere del previo consentimiento de los referidos entes internacionales para «preservar los mercados y dar muestra de un claro y serio compromiso sanitario frente a los compradores internacionales. El salto exportador ovino del sur de la Patagonia se sustenta en haber logrado la ecuación de precios, calidad y fundamentalmente sanidad que genera la confiabilidad que demandan los mercados».
En este marco desde Río Negro se afirmó que el impacto del corrimiento de la barrera sería positivo para los consumidores.
A modo de ejemplo se afirmó que el kilo de carne en Sierra Grande hoy no supera los 12 pesos. El caso de esa localiad es llamativo porque se encuentra en zona de no vacunación entre dos barreras.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico