En Comodoro casi no hay lácteos

Supermercados, almacenes y distribuidoras registran por estos días la carencia acentuada de leche, especialmente líquida. En algunos casos se recibe apenas un 10 por ciento de lo que llegaba para abastecer el mercado local. En otros comercios se optó por establecer un cupo para vender a los consumidores y aún así se quedaron sin producto.

La falta de lácteos, fundamentalmente de leche, se está en profundizado en Comodoro.
Es que tanto en supermercados como almacenes encontrar un sachet de leche se ha transformado en una suerte de búsqueda del tesoro.
Desde el sector de lácteos de la sucursal local de la cadena de supermercados Norte informaron ayer a Diario Patagónico que «hay días en que no tenemos absolutamente nada en stock y otros días en que sí podemos poner algo en la góndola pero nunca alcanzamos a llenar la estantería». En este caso, desde la firma se optó por no racionar por lo que solamente los clientes más atentos y que se levanten temprano pueden llevarse el producto.
Los problemas se presentan sobre todo en lo que respecta a los sachets de leche líquida aunque, según lo que indicó desde Norte, «también estamos teniendo dificultades con la leche en polvo y la descremada».
Para tener un punto de referencia de lo que representa la crisis, desde ese local detallaron que usualmente desde los depósitos que la firma tiene en Capital Federal solían enviar 10 pallets del producto que está formado por 50 bultos o cajas de leche. «Hoy recibimos apenas uno y no sabemos hasta cuándo se va a extender la situación», acotaron.
Desde hace al menos un par de semanas, los dirigentes de supermercados La Anómima prefirieron limitar la venta de leche para consumo familiar.
Es así que se permite que cada cliente se lleve un pack de 12 litros como máximo. No obstante en los últimos días han tenido problemas incluso para completar stock en sucursales del centro y zona norte de la ciudad.
Del mismo modo en las estanterías sólo se dispone de leche en polvo de una sola marca y solamente en su variedad entera.
En otras cadenas comerciales con locales en Comodoro y Rada Tilly el desabastecimiento se está haciendo más evidente. Del mismo modo comienzan a presentarse problemas con otros lácteos como yogures y postres.
En las distribuidoras la situación es casi un calco al tiempo que reconocieron que cada vez son más los consumidores comunes que se acercan para conseguir el producto.
La escasez había comenzado un tiempo atrás de las inundaciones y guarda relación con la inoperatividad de al menos 2.000 tambos de la Argentina. Con el correr de los días comenzó a circular otra versión que asegura que también el problema está relacionado con la decisión de algunos empresarios de priorizar la exportación -que por supuesto paga cada litro a valor dólar u euro- antes que responder a las demandas del mercado interno. 
La crítica situación se registra desde hace alrededor de un mes y comenzó con la restricciones de marcas consideradas de segunda línea.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico