En el municipio aseguran que el rechazo es “por los controles”

Tanto el viceintendente Sergio Bohe como el secretario de Gobierno municipal, Guillermo Almirón, coincidieron ayer en señalar que “el verdadero fundamento” al rechazo de los taxistas al sistema de GPS “es por una cuestión de problemas internos de los propios trabajadores, quienes no aceptan un control tan significativo”.
Con respecto a la asamblea que los trabajadores del volante tienen pensado realizar en rechazo de la ordenanza del GPS, Bohe afirmó que “a mí las asambleas me parecen bárbaras; de hecho en una asamblea con remiseros y taxistas a propuesta de ellos se impulsó el GPS”.
“Además –agregó el funcionario--, en la comisión están trabajadores del volante, o sea de adjudicación. Esta  fue una iniciativa de trabajadores del volante que sostuvo el intendente (Martín) Buzzi y lo único que hizo fue instrumentarla; entonces esto no es más que un problema entre los que están en contra, los que están a favor, los que no quieren tener control de por donde andan y los que no quieren que se les midan cuántos kilómetros recorren o cuántos viajes hacen. Lamentablemente, es una problemática interna de los trabajadores del volante”.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico