En el transporte siguen usando barbijo pese a la liberación

Los usuarios del servicio de transporte público de Comodoro Rivadavia continúan utilizando el barbijo pese a que su uso ya no es obligatorio. ¿Prevención o Sindrome de la Cara Vacía?

A pesar de que en las últimas semanas se incrementaron los casos de coronavirus en todo el país, el levantamiento de la obligatoriedad del uso del barbijo persiste en la mayoría de los ámbitos cerrados, no obstante lo cual muchos ciudadanos continúan utilizándolo, sobre todo en el transporte público.

En Comodoro Rivadavia, entre un 40 y 60 por ciento de los usuarios que utilizan a diario el transporte público de pasajeros continúa colocándose el barbijo para poder viajar.

Esta situación también se puede ver en las calles y negocios, donde no pocos todavía utilizan el sistema de protección facial para poder prevenir contagios. O quizás se trate del famoso Sindrome de la Cara Vacía del que hablan los especialistas y que tiene motivaciones psicológicas y estéticas.

VENTILACION CRUZADA

Si bien son los ciudadanos los que tienen la responsabilidad del cuidado y la prevención, las empresas de transporte ya no cumplen con las recomendaciones y en la mayoría de las unidades no se respeta la ventilación cruzada, una de las medidas más importantes para evitar la propagación y contagio de Covid-19.

SINDORME DE LA CARA VACIA

Este síndrome viene aparejado al miedo a quitarse el tapabocas y presenta en quienes lo sufren síntomas relacionados con la ansiedad. El pánico por la eliminación de esta medida provoca una sensación de vulnerabilidad, angustia, inseguridad y la falta de control de la situación.

Existen dos explicaciones para tener el síndrome de la cara vacía: por un lado por el miedo a contagiarse de coronavirus y, por otro, la exposición física. La segunda se da sobre todo en adolescentes, ya que en estas edades se da una especial importancia al físico y los complejos, por lo que las mascarillas también sirven para solucionar de alguna forma estas preocupaciones.

Según un artículo del New York Times, este síndrome que afecta más a personas jóvenes se denomina "mask fishing" y muestra que durante la pandemia los barbijos se habían convertido una especie de escudos para los adolescentes: además de protegerlos contra la propagación del Covid-19, habían ocultado todo tipo de transformaciones que pueden sentirse inclinados a esconder. Desde aparatos de ortodoncia hasta granos, cicatrices de acné o los primeros crecimientos de vello facial.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico