En Esquel el colectivo se iría a 50 pesos con la quita de Nación

"Estamos preocupados y transmitimos la preocupación para que se tomen medidas y no llegue a mayores", dijo Santiago Acevedo, de Transportes Acevedo, al ser consultado sobre la decisión del Gobierno nacional de retirar subsidios al transporte público de pasajeros.

El empresario que tiene a cargo la concesión de las líneas 1, 2 y 3 de colectivos comentó que las perspectivas para los próximos meses eran positivas tras el aumento aprobado recientemente por el Concejo Deliberante de Esquel, pero la imposibilidad de contar con aportes de Nación obligaría a llevar la tarifa a cerca de 50 pesos.

“Veníamos bastante bien y salió la tarifa para enero pero ahora vuelve todo a 0”, dijo Acevedo en diálogo a FM Sol Esquel. “Ahora vamos a tener que charlar con la gente del municipio, ya se está gestionando una reunión con el intendente para ver la situación que va a afectar directamente al pasajero”.

En este marco confió, “no vamos a poder funcionar así con una tarifa a 18 pesos sin subsidios, por eso queremos mostrar bien los números al intendente, sin engañar a nadie, porque así no va a poder funcionar el servicio. Queremos que no se complique ni haya malos entendidos. Alguien se va a tener que hacer responsable de esta situación

Por otra parte, reconoció que duplicar el valor del boleto sería contraproducente. “Si el boleto se va a 50 pesos tampoco nos serviría a nosotros como empresa, el pasaje no sería el mismo y los gastos van a seguir aumentando, tanto de sueldos como de costos y combustible”.

“SITUACION COMPLICADA”

El titular de las líneas 1, 2 y 3 de colectivos recordó que “durante muchos años estuvo subsidiado el boleto en beneficio del pasajero, para que no tuviera que pagar un boleto alto, y ahora vamos a ver qué pasa. Creemos que faltan gestiones que representen al pasajero porque un boleto a 50 pesos va a ser una locura”.

Advirtió Acevedo que “la situación acá es complicadísima y vamos a ver qué pasa. Hoy el Municipio va a tener que gestionar ante provincia y Nación. Trelew y Puerto Madryn ya concurrieron para gestionar subsidios porque 50 pesos para el bolsillo de la gente es mucho”.

MENOS CAPITAL

“Nos vimos obligados a descapitalizarnos porque con la recaudación diaria no podíamos cubrir los gastos”, comentó por su parte Graciela Perazzo, responsable de la empresa Sargento Cabral que tiene la concesión de la línea 4 del transporte de pasajeros. Y de esa manera explicó que la firma tuvo que vender colectivos para poder cubrir los gastos fijos.

“La situación es súper crítica y no es de ahora: venimos desde abril con un boleto bajo y sin subsidios”, advirtió la hija del histórico empresario de colectivos, Oscar Perazzo.

“Estamos esperando que se tome alguna medida desde el Municipio, necesitamos que haya una reunión para poder hablar de cómo seguimos”.

Sobre la tarifa de 18 pesos que se puso en vigencia el miércoles para el transporte urbano de pasajeros, Perazzo le quitó trascendencia y dijo que “se tendrían que haber previsto distintos aumentos, paulatinos y graduales para llegar hoy a un ingreso que ayude. Porque hoy estamos con un boleto que no llega ni en la mitad de lo que debería costar”.

A modo de ejemplo, confió que “el 31 de diciembre la recaudación no llegó ni siquiera a cubrir el gasoil del día, y hay que considerar el costo de los repuestos y sueldos. Nosotros vamos día a día a pérdida desde abril: hemos tenido que vender unidades, que alquilar el galpón”.

Insistió con que “el subsidio nacional no lo recibimos desde abril y también se cortó el subsidio provincial. Así que hacemos lo que se puede. En la empresa Sargento Cabral nos vimos obligados a descapitalizarnos porque con la recaudación diaria no podíamos cubrir los gastos. Nos quedamos con dos vehículos, que para una línea alcanzan perfectamente, dos empleados y un franquero”.

Aclaró que “la línea 4 tiene su demanda y hace un recorrido largo que pasa por las avenidas principales, va de la Escuela 8 al barrio Mutrapa y barrio Badén. Es una línea muy necesaria pero necesita apoyo”.

La empresaria se mostró esperanzada en la posibilidad de tomar contacto con el intendente Sergio Ongarato. “Desde el año pasado, desde abril que se nos cortó el subsidio nacional, y en junio se dejó de pagar el subsidio

provincial. Teníamos el subsidio al gasoil para no aumentar el boleto, algo que se cortó. En octubre tuvimos que comprar dos máquinas GPS, algo que significó un gasto importante para la empresa, se obtuvo subsidio de noviembre y diciembre pero ahora se cortó”.

En las otras ciudades de Chubut “los municipios desde siempre subsidiaron el transporte. Nosotros esperamos ahora que se gestione y se haga lo que tenga que hacerse para que la línea funcione como corresponde, para la gente más que nada. Lo que falta es gestión política y reuniones para ponernos de acuerdo. Hay que empezar a trabajar en conjunto y hacer lo que no se hizo antes. Tenemos un estudio de costos que queremos presentar ante el municipio”.

Por último, señaló que “sin subsidio no hay ningún tipo de ganancia y no se llega siquiera a pagar lo básico, así que no creo que haya una empresa que pueda autoabastecerse. Todas necesitan la ayuda”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico