En la menopausia, cuidados y controles en la boca

Tres de cada diez mujeres sufren desgaste óseo como consecuencia de estar pasando por esa etapa tan sensible.

La boca de una mujer se ve afectada por varias razones a lo largo de su vida. De hecho, hay momentos en los que las encías pueden inflamarse con más facilidad, como por ejemplo en la pubertad y en el embarazo, ya que existen cambios hormonales que repercuten directamente en la boca y su bienestar.

La menopausia en la vida de una mujer representa aproximadamente un 40% de su vida, es por eso que deben prestar mucha atención a la boca durante este período, ya que su salud bucodental es más vulnerable. Desde la comida hasta el cepillo de dientes utilizado deben ser considerados a la hora de cuidar su boca.

En este momento de la vida se produce un descenso de producción de hormonas, influyendo directamente en la salud bucal y poniendo en jaque la sonrisa. Esto puede llegar a generar una posible pérdida de color, caída o alteración de la forma del diente. Uno de los síntomas más comunes que se presentan en ese momento es el ardor bucal, una sensación de quemazón en la lengua que puede dificultar la ingesta de comida, generar dolor dental y sequedad en la boca.

Además, existen otros problemas que pueden surgir durante esta etapa tan sensible y particular:

-Gingivitis descamativa: se le debe prestar una atención especial y atenderse lo antes posible, ya que se genera una separación de las encías y deja al descubierto las terminaciones nerviosas generando alteraciones y problemas en la boca mucho mayores.

-Adelgazamiento de la mucosa bucal: la mucosa, que es la encargada de la protección, secreción y absorción, se vuelve más frágil y su función protectora se debilita.

-Recesión gingival: en esta etapa de la vida la encía está más débil, se retrae y pueden aparecer problemas de sensibilidad o caries radicular, la cual afecta directamente a la raíz del diente.

-Problemas de la articulación temporomandibular (ATM): esta articulación nos ayuda a abrir y cerrar la boca. En la menopausia se pueden presentar complicaciones en ella, como los chasquidos de apertura o también dolores en los oídos.

-Deterioro dental: a consecuencia de los años, los dientes pierden brillo y ganan opacidad a la vez que se amarillean, así como también comienzan a apretarse entre sí llegando a provocar una deformación de las piezas dentales.

Una correcta prevención en las mujeres menopáusicas es esencial para mantener los niveles de placa bajos, evitando futuras infecciones odontológicas.

Los cambios hormonales afectan al desarrollo y agravamiento de las afecciones periodontales en la mujer, aunque no siempre son el principal origen ni la causa directa de estas. Por este motivo, en aquellos momentos del desarrollo y de la vida de las mujeres en los que hay modificaciones hormonales como pueden ser la pubertad, la edad fértil, el embarazo o la menopausia, se debe prestar una especial atención a su salud bucodental. Y aunque no está comprobada la incidencia de la osteoporosis en las afecciones periodontales, los medicamentos para su tratamiento sí pueden afectar la salud bucal.

¿Y EN LA EDAD FERTIL?

En el embarazo es importante prestar mucha atención a las patologías en la boca, ya que hasta el 18% de los nacimientos prematuros, casi 1 de cada 5, son atribuibles a un deficiente estado periodontal materno, por lo que debe ser considerado un importante factor de riesgo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico