En la plaza de la Escuela 83 colocaron un nuevo tráiler

Las largas filas que se generaron en los últimos días hicieron que se sumara más personal para evitar largas esperas. El calor es el peor enemigo y hay dudas sobre los hisopados.

Los casos positivos de Covid siguen en aumento en Argentina. La variante Ómicron ha generado una gran demanda en los centros de testeos y generó que la población se volcara a los vacunatorios para completar o reforzar su esquema de inmunización.

Tal como había informado El Patagónico, el tráiler de la plaza de la Escuela 83 era uno de los lugares más solicitados para vacunarse. Las largas filas llegaron a concluir en la puerta del establecimiento sobre la avenida Rivadavia y se podía tardar hasta casi dos horas para ser llamado por los trabajadores de la Salud.

Ante el reclamo, las autoridades sanitarias decidieron sumar un nuevo tráiler para que el proceso sea mucho más rápido y la población no esté sometida a las altas temperaturas. Uno está destinado a colocar dosis de Moderna, mientras que el otro es para Sputnik V, Sinopharm y Pzifer.

EL GOLPE DE CALOR

La fila se hace frente a los trailers y luego continúa por los bancos y sigue por el paredón de la Escuela 83. Las altas temperaturas juegan una mala pasada para quienes no están bajo la sombra de los árboles. No importa si es de mañana o de tarde; los rayos del sol se hacen sentir por estos días, por lo que llegar a la sombra es una primera victoria para los vecinos que buscan completar su esquema de vacunación.

Acorde a cómo van llegando las personas, uno de los trabajadores pide su DNI o su carnet de vacunación. Se les aclara que no importa si no recuerda qué vacunas recibió, solo es importante contar con el documento para que puedan escanear sus datos. Una vez que se chequea que está todo en orden, se comienza a avanzar.

Los más pequeños se mojan la cabeza y esperan agarrados de la mano de sus padres. Algunos están nerviosos y miran para todos lados. Otros simplemente están perdidos en el teléfono celular de algún adulto, esperando que lo llamen.

Los más grandes sufren el calor y buscan cualquier tipo de “escudo” para hacerse sombra hasta llegar a los árboles. Todo sirve: una campera, una revista o simplemente poner la mano arriba de la cabeza. La espera no es tan larga, pero habrá que pensar qué hacer en los espacios donde el sol se hace sentir.

CONFUSION

“¿Acá hacen hisopados?”. Es la frase que se repite en los centros de vacunación de Comodoro. La población todavía no tiene claro cuáles son los espacios de testeo y los horarios en los cuales se atiende. “A esta hora el único que está funcionando es en Castelli”, le contesta uno de los trabajadores en la plaza de la Escuela 83 a cada una de las personas que va a preguntar si se puede hisopar.

La demanda por testearse crece cada día y se puede ver en cada una de las postas del Plan Detectar, como también en los sanatorios privados. Las clínicas y los laboratorios reciben a decenas de personas que buscan saber si son positivos de coronavirus debido a tener síntomas. Comodoro no es ajeno a la situación que viven el país y el mundo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico