En medio de un escándalo político, renunció la canciller colombiana

La canciller María Consuelo Araújo Castro renunció ayer a su cargo en medio del escándalo político más profundo de los últimos tiempos que enfrenta el gobierno colombiano, originado en la detención de su hermano senador por sus presuntos vínculos con paramilitares.

Bogotá (Télam)
Araújo renunció cuatro días después de la detención de su hermano Alvaro Araújo Castro y otros seis legisladores, mientras se investiga también la situación de su padre, Alvaro Araújo Noguera.
«Me voy porque no estoy atada a ningún cargo, pero en cambio veo claramente la necesidad de que el proceso judicial esté libre de interferencias», dijo Araújo durante una rueda de prensa en la que anunció su dimisión, según consignó la agencia de noticias Ansa. «La certeza de la inocencia de mi padre y de mi hermano me obliga a irme para tener la libertad de estar a su lado y apoyarles como hija y como hermana», agregó.
El senador oficialista Araújo Castro está acusado por la Corte Suprema de Justicia de los delitos de concierto para delinquir y secuestro extorsivo agravado, igual que otros siete legisladores.
Por ese último cargo la Corte también pidió a la Fiscalía que investigue al padre de la canciller, el ex ministro Alvaro Araújo Noguera.
Las detenciones de varios legisladores provocaron un terremoto político, a punto tal que varias voces se alzaron el fin de semana para reclamar la revocatoria de los mandatos de todos los parlamentarios, iniciativa que es rechazada de plano por el gobierno nacional.
Además, la «parapolítica» llegó a los despachos del Congreso estadounidense, donde la mayoría demócrata puso la lupa en el tema, al que ya bautizó como «Paragate».
Un informe aparecido ayer en el diario bogotano El Tiempo señaló que el escándalo podría llevar a EE. UU. a cambiar su posición respecto de la asistencia que presta al país sudamericano en el Plan Colombia y hasta en el Tratado de Libre Comercio (TLC), ya que debe ser analizado por el cuestionado Congreso colombiano.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico