En Río Negro proponen un protocolo para reabrir los gimnasios

Realizaron una serie de normas sanitarias de prevención que les permitirá a los gimnasios abrir en caso de que se establezca una flexibilización para el sector que se encuentra atravesando una crisis económica por tener sus puertas cerradas. Entre los argumentos para la reapertura se da cuenta de los beneficios para la salud.

La crisis sanitaria que atraviesa el país está afectando distintos ámbitos comerciales. Desde que se declaró la cuarentena obligatoria todos los centros en los que se realizaba algún tipo de actividad física en Cipolletti debieron restringir la atención al público y cerrar sus puertas para cumplir con el plan de acción para detener la propagación del coronavirus.

El impacto económico para los propietarios de este rubro cada vez es más grande, obligando a transformar sus fuentes laborales para sobrellevar la situación. Unos optan por las clases a través de redes sociales para mantener la relación con sus usuarios y otros tuvieron que recurrir a alquilar sus insumos materiales como forma ingreso.

El encargado del gimnasio situado en el Club Cipolletti, Gabriel Suárez explicó que realizaron encuentros de manera virtual entre los dueños de 30 locales y salas de actividad deportiva de la ciudad. “Se preparó un protocolo que permita volver a funcionar en caso de que surja una flexibilización para el sector y fue enviado al intendente”, indicó.

“Cerramos desde el día 1, no tenemos la posibilidad de generar ingresos, ninguna ayuda de nadie, y de los espacios dependen muchas personas que cuentan con el trabajo para subsistir”, manifestó. Y agregó que su propuesta de prevención “es mejor que la que se da en supermercados y bancos, en donde la circulación y manipulación de los materiales no es bien controlada”.

Suárez expresó que se debe considerar una flexibilización que los incluya por ser centros de salud, debido a que un “60 por ciento de la gente que asiste, van con una prescripción médica para realizar trabajos de recuperación o rehabilitación”. Además, aseguró que el “ejercicio colabora con la parte psicológica, mediante la liberación de endorfinas y beneficia al sistema inmunitario”.

Algunas de las normas para preservar la salud dentro de los gimnasios proponen:

- Estaciones de higiene con provisión de artículos de desinfección en diferentes sectores del espacio.

- Controlar la cantidad de alumnos que asistan.

- Exigir la utilización de dos pares de zapatillas, “uno desinfectado de la casa y te lo colocas antes de ingresar al gym y otro de afuera para cuando circulas fuera”.

- Clases grupales por turno de 45 minutos, con un “distanciamiento entre persona y persona de dos metros y medio mínimo”.

- Al término de cada sesión, se realizar una limpieza de 15 minutos para ventilar y limpiar.

- Pedir a los usuarios el uso de barbijo permanente y se desinfectarán las máquinas.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico