En Sarmiento se registraron cuatro robos durante las fiestas

Alrededor de las 7 de la mañana del día 24, cuatro personas ingresaron al domicilio de Edgardo Mansilla en el Barrio Buzzo y mientras el hombre dormía, le robaron un televisor de 32 pulgadas y documentaciones. Por otra parte, el Comisario Germán Lagos confirmó que “los dos primeros robos de Navidad fueron casi a la vez en domicilios cercanos y podría tratarse de los mismos autores”; informando que el tercero aconteció en un sitio aledaño.

La vecina María Liempys relató a FM 106.9 que alrededor de las 7 de la mañana del 24, un grupo de vecinos del Barrio Buzzo conocidos por su familia –integrado por tres varones y una mujer- irrumpieron en la casa de su hijo Edgardo Mansilla llevándose sin que Mansilla despertara un LCD de 32 pulgadas, un celular de marca "LG" obsoleto de color rojo y una tarjeta de la firma Tecpetrol a su nombre. 

Liempys no quiso brindar detalle de las identidades de los presuntos autores y confirmó que no fue radicada denuncia alguna pero dio a entender que "los conoce".

El jefe de Comisaría declaró al mismo medio radial que “si bien nuestra mayor preocupación fueron los locales nocturnos y el tránsito no se registró incidente alguno”. Sin embargo, alrededor de la una de la madrugada del 25 de diciembre, autores ignorados ingresaron por una de las ventanas delanteras de una casa situada en las inmediaciones de General Paz y Ameghino, haciéndose de una suma de dinero en efectivo cercana a los $4.000, una cámara digital y otros elementos.

El segundo episodio se registró minutos después y tuvo como damnificada una casa situada “a unos 70 metros”, según la confirmación del jefe policial. Autores ignorados forzaron la puerta trasera de dicho domicilio y robaron un TV de 40 pulgadas.

El tercero de los hechos se registró alrededor de las 3 horas del mismo día, autores cuya identidad también se desconoce, robaron una cámara digital y otros elementos de una vivienda ubicada sobre la calle 21 de junio, mientras sus moradores festejaban en otro domicilio. 

Sin establecerse aún los posibles autores ni dar con testigos oculares –lo cual "es difícil por la fecha", según manifiesta Lagos- la Brigada de Investigaciones se halla tras los posibles rastros que habrían dejado los malhechores quienes, en los dos últimos robos, habrían “palanqueado” las aberturas de las viviendas con algún elemento contundente aprovechando en todos los casos la ausencia transitoria de las familias que las habitan.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico