En total son 95 los perjudicados por la venta de viviendas de UPCN en Trelew

El Ministerio Público Fiscal de esa ciudad continúa la investigación. En este marco, el ex vocal titular de la Unión del Personal Civil de la Nación, Miguel Crossara, ayer efectuó su descargo responsabilizando a Walker Saibene, secretario general del gremio. La causa quedó abierta por presunta estafa en modalidad de delito continuado.

El Ministerio Público Fiscal de Trelew, a través del fiscal general Arnaldo Maza, realizó una nueva ampliación relacionada con el pedido de apertura de investigación en torno a la presunta estafa por la venta de terrenos destinados a la construcción de viviendas de la Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN).
En este marco, el imputado Miguel Crossara, defendido por el abogado particular Matías Cimadevilla, efectuó un amplio descargo, intentando explicar lo sucedido y dando a entender que el responsable absoluto fue Walker Saibene, secretario general del gremio.
La presunta estafa ocurrió entre 2010 y 2012 cuando Crossara, vocal titular y secretario general del interior de UPCN, ofreció en venta lotes para un complejo habitacional, cuyos montos oscilaron entre los 45 mil y 60 mil pesos.
Sin embargo, según la acusación, los mismos no existían o ya habían sido adjudicados. En total fueron 95 los perjudicados, quienes realizaron pagos al gremio o a la cuenta de Crossara, quien entregaba a cambio recibos de una cuenta corriente inexistente, y un certificado en concepto de pago del terreno, acompañando todo esto con papeles, membretes y sellos del sindicato. Se presume que el monto de la presunta estafa asciende a 3.894.000 pesos.

CROSSARA INTENTO
DESLIGARSE DEL CASO
En la audiencia de ayer Crossara manifestó haber sido convocado en 2005 por Saibene, cuando se intentaba normalizar el sindicato. Según su declaración fue él quien le dio la responsabilidad del manejo de las futuras viviendas, con el compromiso de un porcentaje del 7 por ciento sobre la venta de cada terreno, en forma de pago personal.
En ese marco explicó cómo se entregaron las primeras 46 viviendas, proyectándose luego una segunda etapa de 58: “todo lo que accioné fue dentro del gremio por orden impartida por Saibene, que impuso tres etapas más, y por su cuenta vendió diez terrenos que yo ya había vendido, ahí hay una sobreventa”, indicó.
Crossara dejó entrever también que en una reunión de comisión directiva se le pidió un balance a Saibene sobre los fondos del gremio, y ahí cambió de actitud, llegando a una próxima reunión, donde les informó a cinco integrantes, incluido él, que estaban destituidos.
En la audiencia también se leyó la denuncia efectuada por el secretario general, quien dice que los pagos debían efectuarse en una cuenta bancaria, y que nunca se cobraban en forma personal, hasta que se enteraron sobre los cobros efectuados por Crossara.
En esa lectura, Saibene aludió al nivel de vida de su colega gremial. Indicó que había adquirido tres autos y una habilitación comercial, pese a que contaba solo con un sueldo de chofer municipal, a lo que Crossara respondió que el demandante deberá presentar las pruebas correspondientes.
Sin embargo, el imputado admitió que para acelerar trámites atendió gente en su domicilio y dijo haber recibido autos como parte del pago, pero solo para venderlos y sumar ese monto a lo recaudado.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico