En "un 95 %" serían de Nora Benito los restos hallados

El 28 de noviembre los encontró un camionero a la vera de la ruta nacional 3, camino a Comodoro, del otro lado del alambre perimetral de un establecimiento rural situado a casi 20 kilómetros al sur de Trelew.

Se dice que en menos de quince días se podría tener certeza de que esos huesos pertenecerían a la mujer desaparecida; con el resultado de unas pericias de ADN que se harán en un laboratorio de Bariloche, hacia el que los restos serán trasladados la próxima semana.

La hipótesis de un asesinato sobrevuela el caso desde que Benito, de 61 años, despareció de su casa en diciembre de 2019.

Un peritaje forense que se hizo en el Conicet (Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas) con asiento en Buenos Aires da cuenta que los restos corresponderían “a una persona de sexo femenino”, basándose en puntos característicos de la pelvis y el cráneo. “Al igual que el diámetro y la longitud de la cabeza del fémur”.

Con respecto a la edad, se estableció en las mismas pericias que los huesos corresponden a una persona que “superaría los cincuenta años”.

Las prendas de vestir están en un laboratorio para hacer el levantamiento de ADN, pero por lo que se comenta entre los investigadores coincidirían con ropa de la mujer desaparecida. En un laboratorio genético de Bariloche, a todo esto, se va a establecer ya de manera contundente, dicen, la identidad de los restos óseos y esto pasaría la semana que viene.

A Nora Benito (61), como ya lo informaron Radio 3, se la vio por última vez el 23 de diciembre de 2019 en la vecindad donde tenía su casa, en las inmediaciones de las calles Cambrin y Portugal del barrio Los Olmos de Trelew.

Un hijo que vive en Comodoro Rivadavia al no haberse podido contactar más con ella vino a esta ciudad e ignorando totalmente su paradero decidió radicar la denuncia en la policía, el 27 de febrero de 2020.

Hace no mucho tiempo, a principios del año pasado, las autoridades, presumiendo que algo le podía haber pasado a la mujer, allanó su domicilio y el de una persona que enviaba a cobrar sus alquileres (aparentemente cuando ya estaba desaparecida) y que ahora podría convertirse en el principal sospechoso.

En el marco de esos procedimientos, ubicaron en una concesionaria un Fiat Siena que era de Nora y que había sido vendido por ese hombre; entonces, lo requisaron y en el baúl como también en el piso y el asiento trasero encontraron sangre presuntamente de la desaparecida; usando un reactivo químico que pone en evidencias las manchas hemáticas a pesar del paso del tiempo.

Desde ahí en adelante la policía reafirmó la investigación de un posible asesinato y no encontró más indicios, el caso quedó suspendido por la pandemia y hasta el momento parecía que los investigadores lo habían abandonado a la espera de que apareciera algo más que los hiciera avanzar en las sospechas del crimen, que tuvieron desde un comienzo.

Ahora, con la aparición de los huesos humanos camino a Comodoro las autoridades reafirman la premisa de que esos restos –presuntamente—correspondientes a la desaparecida Nora Benito son el resultado de un crimen por las ataduras que tenían los miembros inferiores. “Estaban atadas con restos de una sábana y con una soga, y eso es un indicio de criminalidad” que descartaría, por ejemplo, un suicidio, reafirmó una fuente.

El informante –de calificada opinión—confirmó además lo que se dijo desde un principio: que estaban semi enterrados y que “les tiraron cal”. La pregunta que intentan contestarse en la investigación es si se trata del homicidio de Nora Benito cómo la mataron y por qué.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico