En un mega operativo, la policía se llevó cuatro vehículos de una agencia gitana

La Seccional Tercera realizó ayer un mega operativo en la casa de una familia gitana. Allí secuestró cuatro vehículos que en ese momento no contaban con la documentación.

"Los autos los recuperamos esta misma tarde porque los papeles están en la escribanía. Acá el problema son los vecinos porque llenamos la vereda de autos y porque se llevan mal con los chicos, pero acá los autos tienen papeles, pero no quisieron esperar a que se los mostremos», dijo una de las gitanas que respondió a las preguntas del oficial a cargo del operativo.
Cerca de las 11 de la mañana, desde la Seccional Tercera se solicitó la presencia de personal policial femenino en Canadá y Polonia. Allí, un grupo de gitanas discutía acaloradamente con personal de esa Seccional.
En ese marco, se cortó el tránsito en Polonia para evitar la circulación de vehículos que impidieran el desarrollo del operativo, que involucró a 15 policías de la Tercera, cerca de cinco patrulleros y una grúa de la misma institución.
El operativo, según informó el comisario de la Seccional Tercera, fue realizado en forma conjunta con el Juzgado de Faltas y tras verificar la documentación se secuestraron cuatro autos que «no tenían documentación. También se labraron actas de infracciones por mal estacionamiento, porque carecían de seguro, de patente; en síntesis... tenían varias faltas».
El operativo llamó la atención de una importante cantidad de transeúntes y vecinos que siguieron atentos el desarrollo de los hechos.
Las mujeres gitanas, que respondían al interrogatorio de los policías, no dejaban de manifestar su descontento ante su accionar. En la oportunidad, una de ellas explicó a este diario que «vinieron acá a llevarse autos que tienen papeles y están en la escribanía. Los vamos a ir a retirar a la tarde. Pero nosotros quisimos hacer esto civilizadamente. Les pedimos que pasemos a la cocina, así les mostrábamos las carpetas. Tenemos ‘pila’ de documentación de estos autos pero se negaron», dijo la mujer.
Afirmó también que tienen una concesionaria que en estos momentos está en refacción y por ese motivo estacionaron cerca de siete autos en el frente de la casa de ellos y de sus vecinos.
«Está lleno de autos, es cierto, pero no los podemos tener en otro lado. Los vecinos se enojan por eso, y también porque se llevan mal con los chicos porque los chicos usan gomeras. Pero ese es el problema», afirmó la mujer que prefirió mantener en reserva su nombre porque «acá hay mucha inseguridad».

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico