En vacaciones es preciso no renuncir al ejercicio

 En verano es habitual tomarse un tiempo de relax para disfrutar al máximo y desconectar de la rutina. No obstante, para aquellos que quieran continuar entrenando no es necesario renunciar al ejercicio físico en vacaciones, sólo hay que buscar la forma de incluirlo.

Que las vacaciones no sean una excusa para renunciar al ejercicio físico aunque es saludable tomarlo con más calma y canalizarlo en forma de ocio.

Si bien el verano es una época ideal para comenzar a hacer ejercicio debido al buen tiempo y a que suele ser época de vacaciones, con lo que disponemos de más tiempo libre, también es posible que nos desplacemos lejos de nuestro gimnasio o polideportivo habitual, con lo que no podemos acceder a ese tipo de entrenamiento.

Natación, tanto en la playa como en la piscina. Y no solo nadar porque sí, sino todo tipo de juegos acuáticos con los amigos como otro tipo de actividades que sirvan para hacer ejercicio a la vez que se disfruta del paisaje marino o de río.

Deportes de verano: voley playa, fútbol playa, cualquier ejercicio que se pueda realizar aprovechando la playa y el mar.

Rutinas de entrenamiento en casa: existen diferentes artículos proponiendo ejercicios para realizar en casa, ya sea con mancuernas, o bien programas de abdominales, ejercicios de piernas, brazos.

Paseos en bicicleta, una forma muy divertida de realizar ejercicio cardiovascular.

Patinar, otra forma de disfrutar del paseo marítimo o zonas especialmente habilitadas para ello.

En definitiva, el hecho de estar lejos de nuestro gimnasio, pista de pádel, polideportivo, o lugar habitual en el que realicemos el ejercicio físico no tiene por qué significar que estemos inactivos.

Buscar alternativas para seguir realizando ejercicio en las vacaciones es una forma de mantener el trabajo físico que hemos realizado el resto del año. 

Fuente:

Dejá tu comentario