Encontraron un proyectil de mortero en Restinga Alí y lo explotaron en el lugar
Habitantes de Restinga Alí se vieron sorprendidos ayer por el gran despliegue policial que se registró en el sector de las calles Rubén Darío y Doctor Mora. Una vecina había encontrado un proyectil de mortero, por lo que la comisaría de Kilómetro 8 realizó un cordón preventivo y montó un perímetro de seguridad. En el lugar tomó intervención el comisario Juan José Ale junto al sargento ayudante Félix Alvarez del Grupo Especial de Operaciones Policiales. Tras considerar que era peligroso manipular el aparato que estaba corroído y deteriorado con modificaciones en su espoleta, decidieron explotarlo en el lugar. Con esa finalidad se apilaron montículos de tierra alrededor y con TNT y un detonador eléctrico se hizo estallar el aparato.

Ayer a la mañana los habitantes de Restinga Alí se vieron sobresaltados por un gran operativo policial en las calles Rubén Darío y Doctor Mora. Es que una mujer había encontrado un proyectil de mortero de 81 milímetros en un descampado donde se realizan trabajos de remoción de suelo.

De esa manera personal policial de la Comisaría de Kilómetro 8 realizó un trabajo preventivo despejando la zona. Les avisaron uno por uno a los vecinos y algunos de estos debieron dejar sus viviendas por precaución respetando al menos unos 60 metros de radio de lejanía con la zona de explosión.

El especialista en explosivos, el comisario Juan José Ale informó a El Patagónico que se trataba de un proyectil mortero de 81 milímetros que estaba corroído y deteriorado por el tiempo.

Ale junto al sargento ayudante Félix Alvarez del Grupo Especial de Operaciones Policiales (GEOP) consideraron que podía llegar a tener una modificación en la espoleta y que aunque primero parecía inerte, después ante la duda, decidieron explotarlo en el lugar.

Es que según informó Ale, con ese nivel de corrosión que tenía el proyectil no era recomendable movilizarlo por lo que comenzaron a hacer montículos alrededor del artefacto, se le avisó a todos los vecinos y se lo detonó.

La metodología de la detonación controlada, según Ale, consistió en “extender un cable conductor y llevar la carga con otro explosivo de 30 tolueno de TNT, carga hueca y un poco de cordón detonante. Lo adherimos al artefacto reglamentario, y posteriormente nos trasladamos con un detonador eléctrico baja resistencia. Conectamos los cables al explosor, dimos la orden y se produjo la detonación”.

El procedimiento fue llevado a cabo bajo la supervisión del fiscal federal Norberto Bellver y la Secretaría de la Fiscalía de Primera Instancia del Juzgado Federal de Comodoro Rivadavia.

En el lugar estuvieron como observadores del procedimiento los nuevos integrantes de la Brigada de Explosivos que será creada por primera vez en la Policía Chubut, entre ellos el oficial Matías Campos, el cabo Arias y cabo primero Quijano.