Encontró a una bebé abandonada con un cuchillo clavado en el cuerpo

Un vecino de Misiones encontró a una bebé con un cuchillo clavado en su cuerpo y pidió ayuda a la Policía. La criatura pelea por su vida.

Una beba de tan solo unos días fue apuñalada y abandonada en Misiones. Ahora, se encuentra en terapia intensiva en el Hospital Neonatal de Posadas, donde pelea por su vida. Por el caso hay una mujer de 28 años detenida.

Un vecino, identificado como Diego Penayo (31), encontró a la criatura con un cuchillo tipo tramontina clavado en su cuerpo en la avenida Costanera Oeste de la capital misionera, entre puentes de la avenida Chacabuco y Blas Parera, y de forma inmediata la llevó hasta la Policía.

Los agentes de seguridad decidieron trasladarla hacia el Hospital Pediátrico Fernando Barreyro, donde al arribar se comprobó que tenía signos de por lo menos cinco puntazos y se la internó en terapia intensiva. El episodio ocurrió el lunes pasado cerca de las 17.40 horas. La pequeña estaba llorando, envuelta entre mantas de color azul y rosa, en una bolsa de residuos de color negra.

La pequeña tendría tres días de vida y según se trata de establecer, habría nacido en el mismo nosocomio donde ahora está siendo atendida.

"Abandonaron a la bebé para que muera"

Diego Penayo (31), profesor de deportes de combate y personal trainer, actuó rápido y eficiente para salvar a la bebé acuchillada, envuelta en sábanas dentro de una bolsa de basura y abandonada a orillas de un arroyo en Posadas, Misiones.

"Lo primero que pensé es que era un perro o un gato abandonado que lo embolsaron y lo tiraron cerca del agua" relató movilizado el joven que halló a la pequeña víctima en medio de una salida a correr por la avenida Costanera Oeste donde tiene un gimnasio. Penayo saltó la baranda de la costanera para ir a socorrer aquello que pensó que era un animal y cuando tuvo en sus manos a la bebé hasta dudó de si era un muñeco y alguien le estaba jugando una broma de mal gusto.

"Le vi del cuello para arriba, que tenía un sarpullido en el cuello y tenía la boca muy seca. Noté que no abría los ojos y por eso pensé que tenía uno o dos o tres cuatro días”, amplió el deportista que, apenas tomó conciencia de la gravedad de la situación, protegió a la niña de la lluvia y la llevó corriendo a la División de Comando Radioeléctrico de Zona Oeste.

“Vi que estaba respirando y llorando, pero cuando empecé a caminar dejó de llorar. El miedo que tenía era de llegar al Comando Radioeléctrico con un bebé muerto. Empecé a correr y empezó a llorar de vuelta, ahí me alivié” relató el joven acerca del camino que recorrió hasta encontrarse con la Policía.

Una vez allí, Penayo pudo declarar y hasta acompañó a los efectivos al lugar cerca del puente Villa Cabello donde había encontrado a la niña. En el apuro, no se había detenido a descubrir la sábana que envolvía a la criatura para notar sus heridas.

“Estaba descartada, no es que la dejaron en la vereda para ver que alguien la llevara. Lo que yo creo, desde mi punto vista, es que la tenían ahí para que muera. Aprovecharon que llovía y no había nadie en la calle y la dejaron porque pensaron que iba a morir o querían que muera” declaró el joven que salvó a la bebé.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico