Encuentran una mujer muerta en la entrada de la cochera del Torraca VI

Al cierre de esta edición, la Policía todavía no había identificado el nombre de la persona, de alrededor de unos 35 años y 1,65 metro de estatura. Se desconoce si se arrojó o la arrojaron desde el edificio, si sufrió una caída o si el cuerpo fue dejado por alguien. Según vecinos no existirían manchas de sangre en el lugar.

El cuerpo de una mujer de alrededor de 35 años y mediana estatura, fue encontrado ayer alrededor de las 16:15 en la puerta de ingreso a la cochera del edificio Torraca VI. Al cierre de esta edición, la Policía todavía no había podido determinar su identidad. También continúa la investigación en torno a la causa de su deceso. Por disposición judicial, el cuerpo está en la morgue del Hospital Regional para ser sometido a una autopsia.
Fuentes policiales de la Seccional Primera, a cargo del procedimiento, revelaron que el cadáver fue descubierto por una portera y que vecinos habrían escuchado un impacto o golpe en el lugar. Nadie de los que se encontraban en el edificio conocía a la persona fallecida, aunque una vecina la habría visto entrar.
La hipótesis que manejan fuentes policiales es que la mujer cayó desde las alturas del edificio de diez pisos, aunque no tienen el dato desde qué lugar o si fue voluntaria o provocada la caída. Sin embargo, todo es materia de investigación, pero no descartan otras hipótesis.

POR AHORA TODO ES MISTERIO
Según la información a la que pudo acceder Diario Patagónico, ayer alrededor de las 16:20 la Seccional Primera tomó conocimiento de la situación y se hizo presente en el edificio Torraca VI, tras la llamada telefónica que el portero y amo de llaves efectuó solicitando la presencia policial, ya que se había encontrado un cadáver en la entrada a la cochera.
Los efectivos de la seccional rápidamente prohibieron la entrada, cercaron el perímetro para que la División de Criminalística trabajara.
El cuerpo hallado estaba vestido con zapatos negros tipo borcegos, un pullover a rayas, una campera negra y un pantalón jeans celeste y según algunos testigos no poseía rastros de sangre alguno.
En la entrada al edificio se podía percibir cómo los vecinos mostraban preocupación y se preguntaban por la identidad de la persona que no era conocida entre la comunidad del edificio.
La principal hipótesis que manejaban los vecinos era que podía llegar a ser una mujer que realizaba tareas de limpieza en alguno de los departamentos y que poseía llaves para entrar.
Una portera explicó que no hay forma de entrar al edificio sin poseer una llave, ya que se trata de un sistema eléctrico. Mientras, una de las vecinas comentó que le pareció haber visto entrar a la mujer al edificio.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico