Entran a una casa de la calle Italia y se llevan computadoras y un televisor

Una comerciante que reside al pie del cerro Chenque sufrió un segundo robo en lo que va del año. Cuando regresó ayer por la tarde de su trabajo junto a una de sus hijas, escucharon ruidos en la parte trasera de la casa por donde huyeron los ladrones. Los delincuentes revolvieron todo en busca de dinero. Se llevaron cuatro computadoras y televisor.

Patricia es propietaria de un kiosco en el sector oeste de Comodoro Rivadavia que mantiene con mucho esfuerzo y hace tres años reside en el final de la calle Italia, contra el cerro, donde ya fue blanco de dos robos en su vivienda.

La mujer ayer se retiró en horas de la mañana para atender el negocio, y los delincuentes aprovecharon ese tiempo para ingresar a la casa. Al parecer, utilizaron un angosto camino que se encuentra sobre la ladera del Chenque para escapar con el botín y la policía presume que fueron conocidos ladrones de la zona céntrica.

La comerciante contó a El Patagónico que ayer a las 16:45 “llegue de trabajar y me habían entrado. Me percato que me entraron por el cerro, atrás, salieron por ahí mismo porque hay cosas tiradas”, describió.

Los delincuentes reventaron la traba de una ventana del fondo para entrar a la casa.

La damnificada lamentó que los autores se llevaron “todos los electrodomésticos, tele, computadora de escritorio, todas las notebooks de mis hijas porque cada una tenía la suya porque le habían regalado y una era de la escuela”.

La casa estaba toda revuelta con los colchones tirados.

Patricia recordó: “el tele y la computadora se la había regalado el padre a las chicas para que tuvieran, y es algo que yo no puedo comprar porque mi trabajo no me da para andar comprando cosas. Tengo un kiosquito y estoy endeudadísima”.

“Tengo que pedirle a Dios que por favor (los policías) sepan de algún dato para poder hacer un allanamiento y poder recuperar las cosas”, afirmó.

La damnificada recordó que ya “me habían entrado en febrero a las 2:30 de la tarde, pero eran del Rincón del Diablo y era el famoso K... (nombre de un menor de edad inimputable). Y ahora no sé, capaz que fue el mismo y vino con otro”, sospecha.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico