Entre rezos y reuniones comenzó la actividad de el Papa Francisco

El papa Francisco visitó temprano la Basílica de Santa María, en Roma. Sorprendió a todos los que allí estaban rezando. Por la tarde, presidirá la concelebración eucarística con los cardenales electores en la Capilla Sixtina.

El papa Francisco inició su primera mañana como pontífice, rezando en la principal basílica de Roma dedicada a la Virgen María, un día después de que cardenales de todo el mundo lo eligieron como el primer papa americano.

Bergoglio entró pasadas las ocho de la mañana de Italia (4:00 hora Argentina) en un coche aún sin matrícula oficial del Papa, "CV1", por una puerta lateral de la mayor basílica romana dedicada al culto mariano. El vehículo fue escoltado por el cuerpo de motociclistas de la Policía italiana.

Franciso rezó en la Capilla Paulina, que estuvo cerrada al público, aunque en la puerta fue ovacionado por un nutrido grupo de feligreses que lo aguardaban, y dejó un ramo de flores a la imagen de la virgen Sales Populus Romana (video).

En ese breve acto privado, Francisco estuvo acompañado por el prefecto de la Casa Pontificia, George Gaenswein, y por el viceprefecto de la Casa Pontificia, Leonardo Sapienza.

El vocero de la Santa Sede, Federico Lombardi, en conferencia de prensa dio detalles de las últimas horas tras el nombramiento. Comentó que Bergoglio acudió a la residencia donde se alojó en los días previos al cónclave, recogió su valija con las cosas que trajo a Roma y pagó la cuenta, "para dar ejemplo".
Sean misericordiosos", pidió el Sumo Pontífice. El lema episcopal de Bergoglio es la frase latina del Evangelio de Mateo "Miserando atque eligendo", que describe la postura de Jesús hacia el pueblo (considerado un público pecador) que "lo miró con misericordia y lo eligió".

"Sean misericordiosos", pidió el Sumo Pontífice. El lema episcopal de Bergoglio es la frase latina del Evangelio de Mateo "Miserando atque eligendo", que describe la postura de Jesús hacia el pueblo (considerado un público pecador) que "lo miró con misericordia y lo eligió".

"Miserando atque eligendo"

Jesús vio a un hombre, llamado Mateo, sentado ante la mesa de cobro de los impuestos, y le dijo: "Sígueme". Lo vio más con la mirada interna de su amor que con los ojos corporales. Jesús vio al publicano, y lo vio con misericordia y eligiéndolo, (miserando atque eligendo), y le dijo Sígueme, "Sígueme", que quiere decir: "Imítame". Le dijo "Sígueme", más que con sus pasos, con su modo de obrar. Porque, quien dice que está siempre en Cristo debe andar de continuo como él y anduvo. (San Beda el Venerable, presbítero; Homilía 21).

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico