Entre Ríos, otro gran protagonista del verano

Los ríos Paraná y Uruguay son los que ostentan zonas con costas arenosas, dignas de una escapada para disfrutar de varios días de descanso.

Mas allá de las opciones de playas bañadas por el mar, cada vez más viajeros descubren las bondades de las costas de río en torno a la Ciudad de Buenos Aires. Gran variedad de destinos y paisajes, cercanía y pluralidad de actividades son las ventajas que dan las escapadas playeras a balnearios de Entre Ríos.

Más que termas

Tradicionalmente a la provincia de Entre Ríos se la relaciona con termalismo. Lo que muchos desconocen es que este destino posee una oferta de playas y balnearios que están a la altura de los grandes referentes de este segmento. En los últimos años, Entre Ríos entendió que debía invertir en infraestructura y hoy es una alternativa cada vez más elegida por el turismo, sobre todo el que llega desde la Ciudad de Buenos Aires, atraído por la proximidad, rápidos accesos y una buena relación costo-beneficio. Las playas y balnearios yacen a orillas de las ciudades que las contemplan, apenas distanciadas de sus centros urbanos y en sus tantas islas dispersas en todo el territorio entrerriano. La gran mayoría están ubicados a la vera de los ríos Paraná, Uruguay y Gualeguay, además de riachos, arroyos y lagos.

Despuntan turísticamente, de norte a sur, los balnearios de La Paz, asomados tras soberbias barrancas; y las playas de Piedras Blancas. Igualmente atractivas resultan, hacia el centro-oeste, las propuestas de Villa Urquiza y Valle María, localidades concentradas en la oferta estival de agua, arena, espléndidas áreas arboladas e infraestructura de camping. Entre ellas aparecen la ciudad de Paraná y sus privilegios veraniegos esparcidos en la costanera baja, dos clubes privados, el parque Toma Vieja y el Thompson.

Ya girando en la zona de Diamante, las playas blancas se funden suavemente en múltiples tonalidades verdes, y pocos kilómetros más allá, en Victoria, los balnearios se adueñan de la majestuosa ribera, enfrentando a las islas y todo su atractivo. Otros lugares para visitar sobre el Paraná, con propuestas de sol y playa son: Hernandarias, Santa Elena y Villa Paranacito.

Lo mejor llega de la mano del río Uruguay. Kilómetros de arenas limpias a la vera del mapa urbano de Colón; belleza natural en las playas de San José y su entorno apacible y silencioso; arenas tibias sombreadas por vegetación en el reconocido Banco Pelay de Concepción del Uruguay, y aguas claras preludiando la inmensidad blanca de la Isla Natural Cambacuá.

No deben omitirse tampoco las playas rocosas de Concordia, los particulares saltos de agua y la seguidilla de sauces que sumergiéndose en las orillas nominan a su playa más tradicional. También en Gualeguaychú las playas significan un excepcional atractivo respaldado por una compleja infraestructura de servicios. Tanto el balneario Ñandubaysal como las costas de arena mojadas por el río Gualeguaychú, integran esta propuesta estival.

Otro recomendado se sitúa en las playas del Lago Salto Grande, que domina el curso medio del río Uruguay. Pero Federación, con su costa irregular repleta de entradas y recovecos bajo suaves pendientes de césped; Santa Ana, privilegiada por su ubicación en torno a las aguas; y Chajarí, caracterizado por atractivas extensiones de arena y piedra, también se deben tener en cuenta al momento de decidirse por una de las tantas opciones que propone el Río Uruguay.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico