Enviaban cocaína a Europa con la cara de Al Capone

Un cartel liderado por un narco bosnio cayó por intentar enviar 165 kilos de cocaína desde el Puerto de Zárate hacia Europa.

El 31 de marzo pasado, un cartel narco logró ingresar cinco bolsos con 165 kilos de cocaína de máxima pureza en el buque Grande Francia de la naviera Grimaldi, un gigante de 214 metros de eslora bajo bandera italiana, disimulado en un cargamento de cereales.

El destino final de la droga, creen investigadores, era Europa, España, donde la cocaína sudamericana de alta pureza es un producto premium que puede cotizar 30 mil euros el kilo contra los cuatro mil de costo base en la selva boliviana.

Lo que no sabía ese cartel es que alguien los había vendido. La Superintendencia de Drogas Peligrosas de la Policía Federal tenía el dato al menos desde mayo de que alguien realizaría una jugada sucia. Así, se abrió el contenedor y se testeó la droga, bajo órdenes de la Justicia federal. Los panes tenían cierto folklore: estaban ilustrados con la clásica imagen de Al Capone.

Investigadores expertos aseguran que los barcos de la firma global que llegan o salen de Zárate suelen ser mirados de reojo por la posibilidad de una carga narco.

El 28 de abril pasado, el buque Grande Buenos Aires también fue allanado por el área de Operaciones Antidrogas Hidrovía del Paraná de la Federal. Había otros 78 kilos de cocaína en un conteiner que viajaba a Amberes.

También se sospechaba de un rip off, una carga contaminada. Una agente de la Aduana lo abordó para realizar un control. Así, la agente notó que los precintos de un conteiner que llevaba semillas de chia, cargadas en Asunción, Paraguay, y con destino final al puerto de Amberes, en Bélgica, estaban rotos. No solo eso: habían quedado sobre la cubierta otros precintos, aparentes mellizos, listos para colocar.

También, desde la cubierta, pendía una soga de 36 metros con un gancho mosquetón en el extremo. Su fin era obvio: subir objetos al barco desde la línea de flotación. Los tripulantes del barco -marineros rusos, filipinos, italianos- se convirtieron en sospechosos. Quien cargó la droga dejó sus guantes y olvidó dos colillas de cigarrillo.

Fuente: Infobae

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico