Erdogan acusó a Israel de emplear métodos nazis contra los palestinos

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, inauguró ayer una cumbre extraordinaria de la Organización para la Cooperación Islámica (OIC) en Estambul, donde condenó el "terror" de Israel en Gaza y lo comparó con los métodos empleados contra los judíos en la Alemania nazi.

Previamente, Erdogan, organizó una multitudinaria manifestación en Estambul en apoyo del pueblo palestino, a la que, según la cadena estatal TRT acudieron cientos de miles de personas.

En la manifestación, en la que se ondearon banderas turcas y palestinas, participaron aliados políticos de Erdogan, en un acto de cara a las elecciones generales del 24 de junio en el país euroasiático.

“No hay ninguna diferencia entre los horrores que hace 75 años se cometieron contra los judíos en Europa y la brutalidad que sufren hoy nuestros hermanos en Gaza”, declaró el mandatario islamista en su discurso en esta cumbre de la OIC, organismo integrado por 57 países de mayoría musulmana.

“Jerusalén es demasiado sagrada como para dejarla en manos de un Estado terrorista que tiene la sangre de los palestinos en sus manos”, dijo Erdogan.

Y aseguró que el Ejército israelí, al disparar a manifestantes desarmados y matar a más de 60 de ellos, “actuó de una manera que haría envidiar a los nazis”, informó la agencia de noticias EFE.

En otro tramo de su discurso, Erdogan destacó también la responsabilidad del gobierno de Estados Unidos en las masacres, al trasladar su embajada de Tel Aviv, reconocida internacionalmente como capital de Israel, a Jerusalén, una ciudad que, afirmó, “es también la capital de Palestina”.

“Pese a nuestras advertencias, Estados Unidos ha optado por seguir a (el primer ministro israelí Benjamín) Netanyahu y a los evangelistas radicales. Ya no es parte de la solución en Oriente Próximo sino parte del problema”, agregó, citado por la agencia de noticias turca Anatolia.

En las protestas del lunes contra la apertura de la embajada de Estados Unidos en Jerusalén y contra el bloqueo a la Franja de Gaza murieron al menos 60 palestinos y casi 3.000 resultaron heridos, la mitad de ellos por disparos de balas de plomo efectuados por las fuerzas de seguridad israelíes, informó el Ministerio de Salud en Gaza.

Ese día, Erdogan acusó a Israel de genocidio y pidió la salida del país del embajador de Israel, que a su vez solicitó lo mismo al cónsul turco. Además, Turquía llamó a consultas a su embajador en Tel Aviv.

Es la segunda vez en seis meses que Erdogan, un acérrimo crítico de Israel, convoca una cumbre de la OIC.

El último encuentro tuvo lugar en diciembre poco después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, reconociera Jerusalén como capital de Israel y anunciara el traslado de su embajada, desatando la indignación de los palestinos.

En tanto, en la cumbre extraordinaria de la OIC, su secretario general, Yusuf Othaimin, aseguró que el traslado de la embajada estadounidense “nunca será legitimado”.

De su lado, el rey de Jordania, Abdullah II, recordó que hace apenas cinco meses, en diciembre pasado, la OCI ya celebró una cumbre extraordinaria en Estambul para condenar el reconocimiento estadounidense de Jerusalén como capital de Israel.

“Aquí tenemos los resultados: se erosionan los valores, se hace más profunda la desesperación”, denunció el monarca.

Al igual que los demás oradores, el primer ministro de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Rami Hamdalah, destacó en su intervención que la única forma de alcanzar la paz será el establecimiento de un Estado palestino en las fronteras de 1967 con Jerusalén Este como capital.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico