Es inminente el paro docente en Santa Cruz

La primera intervención del flamante ministro de Economía José Blassiotto, al igual que la de la nueva presidenta del Consejo Provincial de Educación, Marisa Oliva, fue un fracaso. Ambos se reunieron en Río Gallegos, en mesa de paritarias, con representantes de los dos gremios de docentes.

Caleta Olivia (agencia)

Los integrantes del gobierno ofrecieron a la Asociación Docentes de Santa  Cruz (ADOSAC) y a la Asociación de Maestros de Escuelas Técnicas (AMET)  un incremento salarial del 25% al salario básico, pero haciendo la salvedad de que el mismo estaba condicionado a que la Legislatura aprobara un paquete de medidas económicas que el gobernador Daniel Peralta presentará el 1 de marzo cuando inaugure el período de sesiones ordinarias.
Para los paritarios docentes, que preveían esta situación debido a reiterados mensajes que había propalado el propio mandatario provincial, este ofrecimiento tiene visos de “cheque sin fondos”.
Es que hasta el propio vicegobernador Fernando Cotillo solicitó públicamente a Peralta que no se ocupe de enviar proyectos de endeudamiento porque no se los van a aprobar.
Incluso la inconsistente propuesta del Ejecutivo no alcanza  para satisfacer las demandas de los gremios, teniendo en cuenta que -a modo de ejemplo- Adosac reclama que el sueldo mínimo de un maestro de grado inicial (que no se ajusta desde hace 20 meses), se eleve de 1.630 pesos a 2.400, lo cual, sumado al concepto de zona y titulo, le  permitiría alcanzar una suma de bolsillo se aproximadamente 7.000 pesos.

MEDIDA DE FUERZA
La reunión en mesa de paritaria, que se inició alrededor de las 15:45, se extendió por casi noventa minutos y posteriormente se sucedieron repercusiones en distintas localidades de la provincia.
Al respecto, un dirigente de apellido Albornoz, perteneciente a la filial Río Gallegos de Adosac, comentó a través de una emisora radial que el Ejecutivo pretende que los maestros vayan a la sesión legislativa del 1 de marzo para presionar a los legisladores.
Lo concreto es que en el último congreso provincial del gremio que se realizó en la capital, los representantes de todas las filiales dieron mandato a la comisión directiva central para no iniciar el ciclo lectivo previsto para el lunes, si antes de esa fecha no se obtenía un incremento salarial concreto y que además respondiera a las demandas de los educadores.
Otros voceros sindicales ratificaron que, en razón de que nada ha cambiado, el paro es inminente y solo resta reuniones de último momento en cada filial para coordinar la medida de fuerza.
Además no se descartan marchas de protesta al inicio de la semana venidera en consonancia con lo que el plan de lucha que la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina  (CTERA) llevará adelante en Capital Federal y en la mayoría de las provincias.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico