Esperan los resultados del ADN para confirmar la identidad del cuerpo

Ayer se encontró un segundo cuerpo. No tenía el cráneo ni los brazos. Sin embargo, familiares aseguran que se trata de Hugo Urriategui, el hombre desaparecido en abril de año pasado cuando salió a pescar con su amigo, el comodorense Alberto Cañete, quien también fue encontrado hace 33 días en las costas del Lago Muster.

Perseverancia, sacrificio, amor y sobre todo esperanza. Ese fue el motor de Paulo Quiliñán, hermano del sarmientino Hugo Urriategui, quien desapareció el 26 de abril del año pasado en la costa del Lago Muster, adonde había ido a pescar junto a su amigo, el comodorense Alberto Cañete.

Es que desde ese día nada se supo de ellos, hasta el último 9 de enero, cuando Paulo encontró un cuerpo flotando en la orilla. Su hallazgo acrecentó su esperanza, con la certeza de que pertenecía a Cañete. Pero aún faltaba encontrar el de su hermanastro, por lo que no bajó los brazos y ayer encontró un segundo cuerpo, a unos 5 kilómetros de donde se produjo el primer hallazgo.

Por el momento resta confirmar a través de estudios de ADN si ambos cuerpos pertenecen a los pescadores desaparecidos. Sin embargo, todo indica que ello sería así.

Según pudo confirmar Diario Patagónico, el hallazgo de ayer se produjo alrededor de las 11:15 en el sector este del lago, a unos 7 kilómetros de la toma de agua, y al otro lado de donde fue encontrada la camioneta Chevrolet S10 y las pertenencias de los dos pescadores.

A esa hora, Paulo rastreaba la zona montado en un cuatriciclo. Como todos los días miraba entre las piedras y el sector de la orilla, en una zona de acantilados que siempre recorría, hasta que vio algo que le llamó la atención. Enseguida se acercó al lugar y advirtió que se trataba de un cuerpo. Igual que el 9 de enero, comenzó a salir de la zona para poder tener señal y dar aviso a su mujer.

Eran alrededor de las 11:30 cuando Lucía Cárdenas, su esposa, atendió el celular. La notica la sorprendió, pero no le impidió avisar a Fiscalía para iniciar el operativo de rescate del cuerpo.

CREEN QUE SE TRATA DE URRIATEGUI

Hasta después de las 15:30 se extendió el operativo. La geografía de la zona y la imposibilidad del ingreso de vehículos fue la principal causa de la demora. Personal policial y el fiscal general Herminio Gonzales Meneses caminaron hasta el lugar para ver el cuerpo en la costa. El mismo no tenía el cráneo ni brazos. Tampoco restos de ropa.

Durante un rato se esperó la llegada de los Bomberos Voluntarios, pero fue en vano, por lo que se decidió sacar el cuerpo hasta el camino con ayuda de un baqueano, para luego trasladarlo al Hospital Rural de la ciudad.

Finalmente, ayer por la tarde el cuerpo fue trasladado a la morgue del Hospital Regional de Comodoro Rivadavia, donde hoy se le realizará la autopsia y se tomarán las muestras que permitirán saber si se trata de Urriategui o Cañete, más allá de que su familia no duda de que se trata del primero. 

Esta mañana, familiares de Hugo Urriategui, se encontraban en el Hospital Regional de Comodoro Rivadavia a la espera de la realización de la autopsia. Lucia Cárdenas señaló que se encuentran en el nosocomio local a la espera de la realización de la autopsia “obviamente antes de que el cuerpo se descomponga más y estamos con estos trámites para ver que la médica forense venga y pueda llegar a practicarle la autopsia hoy, porque el cuerpo esta desde ayer en la morgue”.

Cárdenas- en contacto con La Petrolera- manifestó que desde el núcleo familiar tienen la certeza que el cuerpo hallado es el de Hugo Urriategui, sin embargo, resta confirmarlo a través de la autopsia. “De por si no hay más personas pérdidas en el Lago (Muster), eran ellos dos. El día 9 de enero se encontró a uno que nos dimos cuenta que era el Beto (Alberto Cañete) y ayer apareció el de mi cuñado, ahora falta todo el tema de lo legal para la confirma ción” describió.

Es que pese a no contar con el cráneo, creen que se trata de él ya que el cuerpo descubierto en enero tenía puesto un traje de neoprene tal como usaba Cañete, mientras el wader de su familiar había sido encontrado por personal militar dos días después de la desaparición de los pescadores. También la dentadura fue determinante al momento de sacar esta conclusión. Sin embargo, todo esto lo confirmarán los estudios de ADN que se realizarán en el CENPAT de Puerto Madryn, los cuales podrían conocerse en unos 40 días.

ALIVIO

Se presume que el viento de la jornada permitió que el lago expulsara el cuerpo. Al momento de encontrarlo, la fuerte correntada lo golpeaba contra la orilla, lo que habría ocasionado la pérdida del cráneo, según explicó Lucía en diálogo con este medio. “Hubo que sacarlo del agua golpeando contra la piedra. Tanto viento que hacía, lo desarmó. Ya sabemos que el cráneo quedó en la orilla; el tema es que quedó abajo”, explicó a Diario Patagónico dejando entrever el consuelo que representaba haber encontrado el cuerpo.

“Eran las esperanzas que teníamos. Pasaba el tiempo, bajaban las temperaturas y este tiempo era decisivo. Pero mi marido no perdió la esperanza nunca, siempre estuvo convencido y lo encontró. Es un alivio para la familia y para todos, para la señora de mi cuñado y mi marido porque todo este tiempo vivieron en la orilla prácticamente, y podemos decir que todo esto no fue en vano”, señaló, esperando que los resultados de ADN se den a conocer antes de estos 40 días y se puedan despedir los restos de estos hombres que habían ido a pasar una tarde de diversión cuando los arrastró la corriente. 

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico