Estalló una guerra mediática entre el gerente de SPSE y una concejal

La concejal Liliana Andrade y el gerente del distrito local de la empresa provincial Servicios Públicos Sociedad del Estado, Juan José Naves, entrecruzaron fuertes acusaciones político institucionales. El tenor de las andanadas verbales también apunta al gobierno nacional de la Alianza Cambiemos y al del kirchnerismo que lo precediera.

Caleta Olivia (agencia)

Para poner en contexto este enfrentamiento vale señalar que Andrade integra el bloque unipersonal “Caleta hacia el futuro” y surgió de las filas de Cambiemos, en tanto que Naves también es concejal pero del PJ-Frente Para la Victoria y pidió una licencia temporaria hace aproximadamente un año cuando el gobierno de Alicia Kirchner le ofreció hacerse cargo de la gerencia distrital local de SPSE.

Muchos pensaban que ambos iban a volver a discutir desde sus bancas en el período legislativo 2018, pero repentinamente Naves renovó la licencia legislativa la semana pasada con la autorización de otros tres concejales, Javier Aybar (Cambiemos), Rubén Martínez (Cambiemos) y Pablo Calicate (PJ-FPV), sin conocimiento de Liliana Andrade, presuntamente porque no se hallaba en la ciudad.

Como era previsible, la única mujer del cuerpo que solo queda integrado por cuatro ediles, puso el grito en el cielo y cuestionó con severidad la actitud de sus pares y en especial a Naves, no solo por no hacerse cargo de una responsabilidad institucional, sino también por estar ahora al frente de un puesto desde el cual no da respuestas a la falta de agua a la ciudad, sobre todo porque no se finalizó la planta de ósmosis inversa a pesar de que durante la gestión kirchnerista hubo sobreprecios en esa obra.

El peronista, abogado de profesión, no le fue en zaga y a través del programa radial “La Mañana del Sur” que se emite por la FM San Jorge, la invitó a explicar a la comunidad “¿por qué en dos años del gobierno de Cambiemos la obra sólo avanzó un 5 por ciento y por qué está paralizada desde el 1° de diciembre a pesar de que solo le falta un 15 %?”.

“Si quiere plantear que hay algo irregular, ¿por qué no lo hicieron cuando asumieron?», insistió Naves, pero adicionalmente reiteró que la deuda que mantiene SPSE con la cooperativa de Comodoro Rivadavia (SCPC) está dentro de los carriles normales de pago.

“FUE PARTE DEL

SISTEMA CORRUPTO”

Andrade se puso nuevamente ayer su bandolera y le contestó a través de un comunicado de prensa que “en ninguna parte describí que la falta de agua en Caleta Olivia se deba a la deuda que mantiene Servicios Públicos con la SCPL, como mal saliera a refutar mis dichos Juan José Naves”.

De todos modos ello le dio pie para decirle que no es cierto, como dice el gerente–concejal que esa deuda se paga “religiosamente”, lo cual la hace pensar que con sus dichos de tinte ideológico “está cayendo en el octavo mandamiento religioso: no mentirás”.

Luego, para “refrescarle la memoria”, le recuerda una serie de antecedentes históricos que comienzan en septiembre de 2013 cuando el entonces presidente del ENOHSA, Lucio Tamburo, anunció la construcción del acueducto paralelo para solucionar los cortes de agua por roturas de la antigua cañería y que el mismo contemplaba renovar todo el sistema del Lago Musters, algo que aún no se concretó.

Tiempo después, llegó acompañado por el entonces vicegobernador Fernando Cotillo para anunciar la vigencia de Sistema Provincial de Protección Civil que implicaba mejorar la provisión de pozos acuíferos de mesetas.

“Por otro lado –sostuvo-, Naves atacaba en aquella oportunidad al gobierno provincial de su mismo color político, haciéndolo único responsable del acueducto, mientras que ahora se llama a silencio y dirige sus críticas al gobierno nacional”.

Un párrafo aparte tuvo con relación a la Planta de Osmosis Inversa indicando que el 28 de septiembre de 2015 “prometían que funcionaría en meses, que tendría una capacidad para producir 12 mil metros cúbicos diarios y que contaría con cuatro módulos más” y resulta que no solo no terminaron la planta sino que además ahora hay una causa por corrupción que se tramita en un juzgado de la Capital Federal por la cual se investiga un sobreprecio de 100 millones de pesos en donde aparece involucrado precisamente Tamburo.

En la parte final de su comunicado, luego de hacer una extensa exposición (que por razones de espacio nos resulta imposible de transcribir), Andrade concluye que “Naves fue parte del sistema corrupto que dejó y sigue dejando a los caletenses y a toda la zona norte de la provincia sin la provisión de agua potable. Pretender culpar ahora al gobierno nacional de las obras que ellos no terminaron no tiene perdón”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico