Esteban Palomba fue el más preciso y se quedó con la tercera fecha del ránking de Tiro Práctico

Veinte tiradores se dieron cita para animar un nuevo desafío en lo que se refiere a las pistolas de grueso calibre. En total, la modalidad contempló seis etapas de participación con un mínimo de 107 disparos por persona.

Una nueva jornada vivieron los amantes de deportes de precisión el último domingo cuando con un sol a pleno y la total ausencia de viento se llevó a cabo el ránking “Armería el Puma” en pistolas de grueso calibre. Que a diferencia del año pasado se está cumpliendo con todas las fechas previstas del calendario y aún no se han repetido ganadores. Lo que abre las expectativas, dado que nada está definido y todos son candidatos en a la hora del suspenso y emotividad del deporte del tiro.

De esta manera, el Círculo de Caza Mayor “General Lagos” presentó un total de 6 etapas con 107 disparos mínimos para completarlas y se inauguraron dos sistemas de blancos móviles que fueron un dolor de cabeza para varios. La cantidad de etapas hizo que el evento finalizara bien entrada la tarde, pero el divertimento y competencia hizo olvidar el retraso del almuerzo.

Desde el inicio la etapa más corta presentó solo 9 disparos pero con el móvil doble. Hubo que ser muy veloz y preciso para darle a esos blancos que se balanceaban a gran velocidad. Allí primó la velocidad y precisión del madrynense Federico Pritchard quien dejaba poco para sumar a su inmediato perseguidor, el local Fernando Lago. Fueron solo 8,2 segundos los que tardó el ganador, sin errar ningún disparo.

La segunda etapa presentó 26 disparos e incluyó el mismo móvil doble y como dificultad extra debía dejarse los cargadores del arma en una mesa lejana, puesto que indefectiblemente debía recurrirse para recargar munición. Aquí los portacargadores con imán fueron muy eficaces a la hora de ganar segundos. Esta vez no fue ni para Pritchard ni para Lago, ya que el valletano Esteban Palomba logró el mejor desempeño dejando atrás a Dos Santos, Lago y un Pritchard que erraba dos disparos inexplicables que serían clave a la hora de sacar los resultados.

Ya en la tercera etapa, de 12 disparos, debía hacerse desde una poco ortodoxa tarima. El desplazamiento no era mucho pero debía cuidarse mucho de no excederse porque los segundos contaban. Solo Federico Pritchard bajó de los 10 segundos y superó por poco a Fernando Lago, volviéndose a generar una gran paridad. Los otros dos visitantes, Palomba y García hicieron excelente tirada también y se sumaban a los aspirantes al podio.

La continuidad se dio con la mayor de las etapas de 32 disparos, un blanco móvil y la terrible tarima con tortuoso recorrido. El orgullo del actual campeón se hizo sentir y realizó un excelente briefing para llegar al primer lugar por sobre Palomba, Pritchard y el reaparecido Nieva. Los novatos sufrieron mucho su falta de experiencia y Darío Vázquez quedó fuera de competencia ante una infortunada maniobra, mientras que el único representante de la división estándar, Luis Pereyra volvía a sufrir continuas interrupciones en su arma, a tal punto que abandonaría una de las etapas. Igual destino sufrió Miguel Mantilla hasta que se dignó a cambiar el sistema de percusión de su Glock.

La última cancha presentó dos etapas, debiendo una de ellas dispararse solo con mano hábil por una pequeña abertura al ras del suelo. Aquí los visitantes acapararon todo el podio por cuanto Pritchard, Palomba y García quedaron en los primeros puestos. Fue muy grato volver a recibir al tirador de San Julián, Rubén García, cuya presencia jerarquizó la fecha y puso mayor competitividad al asunto.

Así, la definición llegó en la última etapa donde los 20 disparos previstos eran por diversas aberturas llegó a su fin cuando Federico Pritchard la ganó muy bien pero sin sacar la ventaja que necesitaba por sobre Esteban Palomba. Solo le sirvió para superar por escaso margen al actual campeón Fernando Lago, situación que viene siendo una fija en toda competencia donde se encuentran. Es curioso ver como ambos mantienen un nivel tan parejo que apenas unos puntos separaran al uno de otro sin colarse nadie entre ellos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico