Estudiantes impidieron elecciones en la Universidad de La Plata

La Asamblea Universitaria convocada para elegir al presidente de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) fue suspendida ayer después de que un grupo de estudiantes impidió el acceso de los asambleístas a la sala de sesión, informó esa casa de altos estudios en un comunicado.

La Plata (Télam)
La sesión estaba prevista para la mañana de ayer en el salón de actos del Colegio Nacional «Rafael Hernández» de la ciudad de La Plata, pero desde la madrugada, agrupaciones estudiantiles decidieron interrumpir la reunión de los 192 asambleístas.
En ese contexto, el presidente de la UNLP, Gustavo Azpiazu, reunió a los asambleístas en la explanada del ingreso a la Facultad de Odontología, ubicada a 100 metros del colegio nacional, e informó de la suspensión de la asamblea.
Azpiazu, de acuerdo con lo señalado en el comunicado de la UNLP, opinó que «en ese clima de intolerancia y violencia no podemos exponer a los asambleístas a situaciones de riesgo».
El titular de la UNLP afirmó que «la violencia no conduce a ninguna solución y no es el método que tradicionalmente ha impulsado esta casa de altos estudios, para dirimir sus diferencias»,
Azpiazu estuvo rodeado por los decanos de todas las facultades y un grupo de Madres de Plaza de Mayo de La Plata, que había manifestado su respaldo a la realización de la asamblea y se acercó al lugar.
El presidente de la UNLP acusó «a un sector minoritario de decidir interrumpir violentamente el debate democrático de las ideas».
En tanto, que destacó que «se insistirá con el diálogo como lo hemos hecho durante los últimos tres años, pero está claro que desde el otro lado no hay voluntad para dialogar».
Consideró que «no existen motivos claros ni razones para adoptar la actitud» de impedir la asamblea y agregó que «las autoridades y los representantes de todas las facultades hemos manifestado nuestro compromiso de debatir una reforma en el estatuto de la UNLP».
«De manera tal que el argumento de un grupo de 300 personas que impidieron la discusión en el marco institucional de la democracia universitaria no es válido y en realidad, se trata de una clara maniobra extorsiva y de coacción por parte de las minorías estudiantiles», opinó Azpiazu.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico