Evo Morales denunció un intento de golpe de Estado

La presidente Cristina Fernández de Kirchner y los mandatarios latinoamericanos que integran la Unasur iniciaron ayer las deliberaciones para analizar la situación de Bolivia. Los presidentes escucharon al mandatario boliviano, Evo Morales, y se aprestaban, al cierre de esta edición, a dar a conocer una declaración donde se ratificará el apoyo a la democracia en Bolivia.

La cumbre de emergencia de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) se inició ayer en el palacio presidencial de La Moneda, con la asistencia de nueve mandatarios de América Latina, convocados para tratar la crisis política en Bolivia.
Antes de la cita, Cristina habló varias veces con su par chilena, Michelle Bachelet, y con Morales, en un cruce de llamados y consultas políticas de alto nivel que incluyó al presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, y al venezolano Hugo Chávez.
La reunión se inició con casi una hora de retraso y se espera se emita una fuerte declaración de respaldo a la democracia en Bolivia.
La mandataria chilena Michelle Bachelet, en su calidad de presidente pro témpore del bloque, presidía la reunión junto a su canciller Alejandro Foxley. Inmediatamente al lado se ubicó el presidente boliviano Evo Morales. El presidente de Bolivia, Evo Morales, aseguró en Chile que había venido “a denunciar un intento de golpe de Estado” en su país.
A la cita asistieron los presidentes de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva; de Uruguay Tabaré Vázquez; de Argentina Cristina Fernández; de Paraguay Fernando Lugo; de Colombia Alvaro Uribe, además del venezolano Hugo Chávez y el ecuatoriano Rafael Correa.
Asistieron además el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, y representantes de Guyana y Surinam.
El único mandatario ausente fue el peruano Alan García, que en su reemplazo envió a su canciller José García Belaúnde.
La Unasur, institucionalizada en mayo pasado, busca acercar posiciones frente a la crisis política que se intensificó desde hace dos semanas en Bolivia, donde se registraron al menos 18 muertos en enfrentamientos.

Marcha en apoyo a la democracia
Buenos Aires (Télam)

Dirigentes y organizaciones sociales marcharon ayer por el microcentro porteño para apoyar al gobierno del presidente boliviano Evo Morales, ante la crisis política que vive el país del altiplano.
La marcha de miles de personas que contó con la presencia de diputados nacionales y representantes gremiales, se manifestó entre el Obelisco porteño y el edificio donde tiene su sede la embajada de Bolivia en la Argentina, ubicado sobre la avenida Corrientes al 500.
Allí, los manifestantes hicieron un minuto de silencio, escucharon el himno boliviano y luego entonaron el himno argentino, para finalmente entregarle en manos a la embajadora de ese país, Leonor Arauco, la solicitada en apoyo al gobierno de Evo Morales que fue publicada en varios medios escritos.
“Muchas gracias por el apoyo. Estoy seguro de que el presidente Evo Morales agradece este gesto de solidaridad”, dijo la representante diplomática luego de recibir el documento de manos de la presidente de la asociación de Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora, Nora Cortiñas.
La solicitada reclama “el respeto al referéndum que hace menos de un mes respaldó al legítimo presidente de Bolivia, Evo Morales, con más del 67 por ciento de los votos”, y manifiesta el “apoyo al gobierno y a la democracia boliviana”.
El líder de la Central de Trabajadores Argentinos, Huyo Yasky, fue el único orador del acto, y pidió “juicio y castigo a los responsables de la masacre de Pando”, en referencia a la muerte de alrededor de una treintena de campesinos bolivianos; en tanto que alertó sobre “un golpe de estado en Bolivia que sería el primero de un efecto dominó que podría recorrer América Latina”.

Fuente:

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico