Exministro de Hacienda de Santa Cruz, detenido

El exministro de Hacienda de Santa Cruz, Juan Manuel Campillo, fue detenido ayer en la causa de los supuestos cuadernos de la corrupción, acusado de ser parte de la estructura de lavado de dinero en torno a los bienes del fallecido exsecretario de Néstor Kirchner, Daniel Muñoz.

La decisión fue del juez federal Claudio Bonadio, quien además ordenó apresar a un sobrino de Campillo, Gastón, y a un gestor, Osvaldo Parolari, según informaron fuentes judiciales.

También se citó a declaración indagatoria para mañana a otros cuatro imputados (Gustavo Sergio Dorf, Marcelo Danes y Horacio y Leandro Llaneza), y se ordenaron allanamientos en la ciudad de Buenos Aires, en localidades del norte del conurbano, Mar del Plata y las provincias de Santa Fe y Santa Cruz.

Campillo fue apresado en un hotel de la ciudad santafesina de Rosario por orden del juez y a pedido del fiscal federal Carlos Stornelli y se le dictó la prisión preventiva en el caso.

El exsecretario de Hacienda de Santa Cruz durante la gobernación de Néstor Kirchner, exministro del área en la gestión de Daniel Peralta y exfuncionario nacional al frente de la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (ex ONNCA) está acusado de supuestas maniobras de lavado de dinero en base a los dichos de la imputada colaboradora Elizabeth Ortiz Muñicoy, ex socia de Carolina Pochetti, la viuda del ex secretario del matrimonio Kirchner, Daniel Muñoz.

Según declaró Muñicoy, Campillo y su sobrino habrían viajado a Miami en 2016 para ocuparse de operaciones inmobiliarias vinculadas a Muñoz y Pochetti y al blanqueo de dinero proveniente de ilícitos.

Algunos de estos bienes, según la mujer, habrían quedado a nombre del sobrino de Campillo y este último habría cobrado una comisión por encargarse de todas las operaciones de lavado de dinero, que se calcula superaron los 70 millones de dólares.

Por esa gestión el ahora detenido ex funcionario habría cobrado honorarios por unos cinco millones de dólares, siempre según la arrepentida.

VIUDO DE DI DOMENICO

Campillo fue considerado “el primer valijero” del kirchnerismo y es viudo del diseñador de moda Carlos Di Doménico, cuyos familiares también lo denunciaron en otra causa que se investiga en los tribunales federales de Retiro.

Los investigadores trabajan sobre la hipótesis de que parte de ese dinero podría haber sido, en realidad, del fallecido expresidente Néstor Kirchner y Muñoz actuaba como testaferro suyo.

Paralelamente el abogado de Pochetti, Miguel Plo, denunció al juez Bonadio y a Stornelli por “violación de secretos”, en una causa que quedó a cargo del juez federal Daniel Rafecas.

Ortiz Muñicoy fue detenida en Mar del Plata, pero quedó excarcelada cuando se firmó el acuerdo como arrepentida en la causa, mientras que Pochetti sigue presa y su libertad fue denegada en la Cámara Federal porteña.

En la investigación por el pago de sobornos para la adjudicación de obra pública en el kirchnerismo está procesada como supuesta jefa de una asociación ilícita la expresidenta y actual senadora Cristina Fernández, a quien se le dictó prisión preventiva, pero mantiene la protección de los fueros parlamentarios.

Además están procesados los detenidos exministro de Planificación, Julio De Vido, y los exfuncionarios de esa cartera Roberto Baratta y Rafael Llorens, entre otros.

También están procesados empresarios como Juan Chediak, Angelo Calcaterra (primo del presidente Macri), Aldo Roggio, Sergio Taselli, Enrique Pescarmona y el financista Ernesto Clarens.

Todos estos procesamientos están bajo revisión de la Cámara Federal y Bonadio debe definir situaciones procesales de otros acusados ya indagados, como los vinculados al fallecido secretario Muñoz y de empresarios como el titular de Techint, Paolo Rocca.

La investigación se originó a partir de los supuestos cuadernos escritos por el ex chofer de De Vido y Baratta, el ahora imputado colaborador Oscar Centeno, quien detalló el recorrido que hacía junto a este último ex funcionario para recaudar pagos ilegales por parte de los adjudicatarios de obra pública y concesionarios de servicios durante el kirchnerismo. El juez nunca accedió a los mencionados cuadernos porque Centeno dijo haberlos quemado. Toda la causa se basa en fotos de las fotocopias de los mismos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico