Expectativa de los mandatarios mundiales tras la histórica asunción

Presidentes y cancilleres de varios países de América Latina y del mundo manifestaron ayer esperanzas en que la asunción de Barack Obama como mandatario de Estados Unidos permitirá profundizar el diálogo y mejorar la relación entre ese país y las naciones de la región.

Buenos Aires (Télam)
La presidente de Chile, Michelle Bachelet, dijo que la asunción de Obama es “un acontecimiento histórico” que “ha despertado grandes esperanzas en el pueblo norteamericano y en millones de personas en el mundo, en un momento muy difícil de la historia de Estados Unidos”, según reportó la agencia noticiosa alemana DPA.
“La crisis económica y los efectos sociales que ella genera constituyen un reto gigantesco para el nuevo gobierno”, añadió la mandataria chilena.
El gobierno de Brasil señaló a través de su embajador en Washington, Antonio Patriota, que Obama “llega dando señales muy claras de que desea impulsar la cooperación internacional” luego de que el gobierno del presidente George Walker Bush “no se caracterizó por su multilateralismo”.
Patriota destacó también el hecho de que la nueva secretaria de Estado, Hillary Clinton, “está preocupada por el combate a la pobreza y la promoción social”, un tema “que podrá estar en la agenda con mayor énfasis que en el pasado”, informó la agencia noticiosa italiana ANSA.
El presidente de Costa Rica, el Premio Nobel de la Paz Oscar Arias Sánchez, señaló que “el mundo está esperanzado en que Obama ejerza un liderazgo muy fuerte, luchando por ideales y principios que son muy propios de los creadores de ese gran país que fue Estados Unidos”.
Arias recomendó a Obama que actúe “con humildad y sin prepotencia”, y le advirtió que la base militar estadounidense en Guantánamo, así como las torturas que se ejecutaron allí, son una “ofensa” para el mundo.
En tanto, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), el chileno José Miguel Insulza, afirmó que los gobiernos de la región esperan “más diálogo” y “menos imposiciones” de parte del nuevo gobierno estadounidense.
Insulza vaticinó que Obama “seguramente va a decidir cerrar” la prisión de Guantánamo y que pronto levantará el embargo a Cuba, autorizará los viajes a la isla y eliminará las restricciones para las remesas de dinero a ese país.
El canciller de Perú, José García Belaúnde, manifestó su esperanza en que la relación entre su país y Estados Unidos “se profundice y mejore” durante el gobierno de Obama, y arriesgó que el nuevo mandatario estadounidense “no tendrá ningún inconveniente en conversar” con los gobiernos de Bolivia y Venezuela.
Sin embargo, descartó cambios en la política exterior de Estados Unidos con respecto a América latina: “No me imagino que se levante, al menos en el corto plazo, el embargo a Cuba”, dijo.
El primer vicepresidente y canciller de Panamá, Samuel Lewis Navarro, opinó que la asunción de Obama genera señales “muy positivas” de un “cambio radical muy profundo” en la fluidez del diálogo entre las autoridades estadounidenses y las de los países de la región.
Por otra parte, el vicecanciller de Nicaragua, Valdrac Jaentchke, manifestó su confianza en que Obama promoverá una mejor relación no sólo con su país sino con el resto de “los países más pequeños y pobres”.
“Un hombre que ha vivido en países del sur, en Tailandia, que ha vivido en Hawaii, que se crió en el sur, que tiene una descendencia africana, pueda tener una visión un poquito más horizontal con el mundo”, sostuvo Jaenstchke.
En cambio, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, llamó a “no hacerse ilusiones” por la asunción de Obama porque “se trata del imperio norteamericano”, aunque expresó su deseo de que “la llegada del nuevo presidente marque un cambio para la libertad de los pueblos”.
“Por otra parte, estamos contentos de que se vaya del gobierno este presidente que llenó de terror y de violencia al mundo; adiós, señor Bush, el presidente más repudiado en su propio país y en todo el mundo”, agregó Chávez.

MUNDO
La titular del gobierno alemán, Angela Merkel, afirmó que la “cooperación será caracterizada por una relación de recíproca escucha y que las decisiones estarán basadas sobre el hecho de que un solo país no puede resolver los problemas del mundo”.
Por su parte, el primer ministro británico, Gordon Brown, quien escribió una carta de felicitación a Obama, sostuvo que Londres “está lista para trabajar muy cerca” junto a su administración sobre “los desafíos internacionales”, indicó Downing Street, según la agencia de noticias italiana ANSA.
Una de las voces más destacadas era la del gobierno español, el que anunció un acercamiento para con el primer presidente negro de la historia de la Unión, luego de años de distanciamiento con el gobierno de George W. Bush por la retirada española de Irak.
“España está en la cabeza del presidente Obama, formamos parte de este universo inmediato internacional con el que se va a encontrar, las relaciones van a ser importantes”, dijo el ministro de Relaciones Exteriores español, Miguel Angel Moratinos.
A pesar de las voces positivas que salieron de Europa, desde China se le pidió al nuevo gobierno “remover los obstáculos” que impiden la cooperación en áreas militares entre los dos países.
“Obama asumirá el cargo y el actual secretario de Defensa Robert Gates mantendrá su puesto. Espero que las dos partes hagan esfuerzos conjuntos para el continuo mejoramiento de las relaciones”, sostuvo el Ministerio de Defensa chino, horas antes de la asunción.
Estados Unidos le vende armas a Taiwán, isla declarada de facto independiente de Beijing desde 1949.
En tanto, el gobierno iraní, enfrentado abiertamente con Washington pero con el que Obama anunció que dialogará “sin condiciones previas”, consideró ayer “difícil creer” que el nuevo gobierno modifique la política exterior, pero manifestó que Teherán espera alguna “razón para ser optimista”.
“Obama se encuentra frente a una encrucijada: continuar en la misma senda de George W. Bush y, en tal caso, tendrá la misma respuesta de Medio Oriente rápidamente, o bien tener presente los intereses del pueblo estadounidense y ser sincero con él. Pero es difícil pensar que hará esta segunda elección”, manifestó el canciller iraní Manuchehr Mottaki.
Por su parte, el presidente de Israel, Shimon Peres, calificó ayer la investidura del presidente estadounidense como “un gran día para todo el mundo”, en medio de la retirada de sus tropas de Gaza luego de tres semanas de combates en los que murieron 1.400 palestinos.

La Argentina espera que la nueva gestión genere “más multilateralismo”
La Habana (Télam)
El canciller argentino Jorge Taiana aseguró ayer desde Cuba que el discurso de asunción de Barack Obama “es una muestra más de la nueva etapa mundial y sus nuevos desafíos”.
“En esta nueva etapa tiene que haber más diálogo, más respeto entre los países, más atención al control sobre el mercado para que tenga una mayor orientación hacia la economía real y al desarrollo de las economías y estructuras productivas”, agregó.
Taiana valorizó la referencia del nuevo presidente de los Estados Unidos a “la necesidad de un ojo sobre el mercado para que el mercado sea un elemento dinamizador, junto al reconocimiento de una situación compleja a nivel financiero y económico mundial”.
“Personalmente me parece un discurso importante y confío en que el mismo se traduzca en una mayor vocación por el multilateralismo, y en un interés al diálogo franco y horizontal con los países de la región”, agregó el ministro.
Para el jefe de la diplomacia argentina, que acompaña a la presidente Cristina Kirchner y a 50 empresarios en su visita oficial a Cuba, el discurso del ahora presidente Obama, fue “un discurso con convicción, importante”.
“Hay una nueva y diferente consideración con respecto al mundo. En el Gobierno argentino esperamos que eso se traduzca en mayor multilateralismo. Es un discurso muy dirigido a su propia sociedad pero hubo varios puntos que nosotros valoramos positivamente, como la contundente necesidad de volver a la economía real, que es algo que desde la Argentina venimos diciendo desde el 2003” concluyó Taiana.

Wayne: “se abre una nueva relación con América Latina”
Buenos Aires (Télam)
El embajador de los Estados Unidos Anthony Wayne dijo ayer que con la asunción de Barack Obama “se abre un nuevo capitulo y una nueva relación con América Latina” y afirmó que “la Argentina fue mencionada por el nuevo presidente como un país que puede aportar concreciones a la Cumbre de las Américas”.
Durante una recepción brindada en la residencia diplomática Wayne indicó que “en la política exterior el presidente Obama ha dicho que lo que es bueno para los pueblos de América es bueno para los Estados Unidos”.
“Si bien habrá continuidad en la política exterior los cambios serán significativos y eso está claro” afirmó Wayne al hablar ante invitados especiales y medios de prensa.
Por último, el embajador destacó que “nuestra idea es poder seguir trabajando estrechamente para la cooperación entre nuestros países y así poder ir solucionando temas prioritarios que hacen a la relación entre Argentina y los Estados Unidos”.
“Hoy es un gran día para nuestro país, pero también es un gran día para las relaciones con América Latina”, dijo el embajador Wayne. (Télam).-
En la residencia de los Estados Unidos en Buenos Aires, más de 200 invitados asistieron para seguir el acto de asunción de Barack Obama por medio de una pantalla gigante ubicada en el Salón de Baile, en la planta alta con la señal CNN en español.
El embajador Earl Wayne recibió personalmente a los invitados, entre los que se encontraban el vicecanciller, Victorio Taccetti; la ministra de Producción, Débora Gorgi; el senador José Pampuro, el titular del banco Bice, Miguel Peirano; Beatriz Nofal, Miguel Pesce, Maria José Lubertino y Daniel Cameron, estuvieron presentes.

De marchar con Luther King a llorar por Obama
Washington (Télam)

El reverendo Barringer, es una de las personas que tras 45 años, ayer vio realizar su sueño. Habiendo marchado en 1963 con Luther King por el mismo lugar en el que Barack Obama se convirtió en el primer presidente afro americano de los Estados Unidos, asegura que esto es una demostración de que “como nación, estamos creciendo”. Aquel día “nadie imaginó que estaría vivo para verlo”, dijo emocionado.
En pleno suroeste del la ciudad de Washington, la Iglesia Bautista de la Amistad, recibe y acompaña desde hace más de 133 años, a la comunidad afro americana del área. Los asistentes en las puertas, reciben a los invitados vestidos íntegramente con imágenes de Obama, e invitan inmediatamente el desayuno, mientras todos esperan la ceremonia de inauguración que proclama a Barack Obama como presidente.
Mientras las largas mesas del comedor se van llenando con cafés calientes y huevos revueltos, el reverendo Barringer se acerca y comienza a contar su historia con la convocatoria de un reverendo llamado Martin Luther King, que en 1963 lo trajo desde Nueva Jersey.
Con un tono cargado de emoción, Barringer, relata que cuando apenas “tenía 15 o 16 años”, se subió a un micro que luego lo llevaría hasta la capital americana para asistir a la marcha organizada por un líder afro americano, que los reunía para convencerlos de luchar por sus derechos.
Aquel día, él no imaginaba que iba a ser parte de la historia y menos aún que hoy estaría rememorando aquellos recuerdos, por la asunción de un presidente afro americano en el país que lo vio nacer.
Ese agosto en el que Martin Luther King pronunciara la famosa frase que lo inmortalizaría, I have a dream, “nadie pensaba que habría un presidente afro americano. O si alguien lo pensó, nunca imaginó que estaría vivo para verlo”, menciona quien junto a miles de personas, marchó aquel verano para pedir igualdad.
Reconociendo que el discurso del reverendo King marcó un hito en la historia de Estados Unidos, Barringer asegura que la asunción de Barack Obama, “es aún más importante. Primero porque numéricamente hay más gente y segundo por todas las diferentes emociones juntas que se viven”.
Además, porque la elección del ex senador de Illinois para ocupar el máximo lugar de la Casa Blanca, demuestra que “nosotros como nación, estamos creciendo. Creo que con la elección de Obama como presidente, el país maduró”, afirma.
Con una pantalla gigante sobre el mismo altar en el que el reverendo Little ofrece sus sermones a la comunidad, la iglesia esperó la llegada de todos aquellos que prefirieron escapar del frío y de las 3 millones de personas, que se estima, hubo en la zona del Capitolio, y busquen una taza de café caliente.
Para Barringer, cuando “el gran organizador”, como denominó a su nuevo presidente, juró frente a la misma Biblia que lo hiciera Lincoln y se convierta en el primer presidente afro americano en conducir el país, “probablemente muchos de nosotros hemos llorado”.

Triste y solitario final para Bush
Washington (Télam)
El ya ex presidente de Estados Unidos, George W. Bush, abandonó ayer Washington rumbo a su nueva vida en Texas, menos de una hora después de la asunción de su sucesor, Barack Obama.
Bush y su esposa Laura partieron en un helicóptero desde la fachada este del Capitolio. El aparato del cuerpo de Marines ya no se denomina “Marine One”, un privilegio reservado al Presidente, sino que fue rebautizado para la ocasión como “Executive One”.
Al mismo tiempo, el ex vicepresidente Dick Cheney y su esposa Lynne partieron desde el mismo lugar en automóvil hacia su nueva casa en Virginia.
Los Bush y los Cheney fueron despedidos por los matrimonios que los sustituyeron: los Obama, Barack y Michelle, y los Biden, Joe y Jill. Las dos parejas acompañaron a sus predecesores hasta sus medios de transporte y los despidieron efusivamente.
En un gesto simbólico, los Obama y los Biden dijeron adiós con sus brazos al helicóptero de los Bush hasta que desapareció en el horizonte.
El ex presidente Bush, que terminó su segundo mandato con un bajísimo nivel de aprobación ciudadana, tiene previsto dar un discurso de despedida en la base de Andrews, antes de partir rumbo a Texas, donde fijará su residencia.
En las últimas semanas, en entrevistas, en una conferencia de prensa y en un mensaje difundido a todo el país, Bush reconoció algunos errores de su gestión, pero defendió las decisiones más polémicas, como la invasión de Irak.
Tras jurar su cargo, Obama agradeció a Bush su “servicio a la nación” y la colaboración de su gobierno en la transición que comenzó tras la victoria electoral del demócrata en noviembre pasado.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico