Explotó una caja fusilera que alimentaba al Banco Río y hubo un principio de incendio

A sólo cinco minutos de abrir sus puertas al público, una explosión del sistema eléctrico causó temor entre los empleados del Banco Río ubicado en la calle San Martín al 300, ya que una caja fusilera generó un principio de incendio que trató de ser sofocado por el personal del lugar que de inmediato acudió a los matafuegos existentes en el edificio.

No obstante, rápidamente se alertó a los Bomberos Voluntarios para que apagaran el fuego. A raíz del hecho el gerente de la entidad crediticia, Fernando Zanon, decidió evacuar el lugar y a todo el personal que recién había ingresado a trabajar, ya que todavía no había clientes dentro del salón.
Tal como manifestaron los empleados, sintieron una gran explosión en la zona de cajeros y no imaginaron que podía tratarse de un problema de estas características, aunque rápidamente se cayó el sistema de luces y también el informático.

RAPIDO ACCIONAR DE BOMBEROS
Poco minutos después de las ocho de la mañana acudieron al lugar tres dotaciones de bomberos y pronto llegó la Sociedad Cooperativa Popular Limitada con sus equipos de la Unidad de Mantenimiento de Estaciones Transformadoras del Servicio Eléctrico, además de Camuzzi que cortó el suministro de gas.
Rápidamente se cercó el lugar para posibilitar el trabajo de los profesionales de la SCPL, que a simple vista parecían no entender el motivo de tamaña explosión.
Horas más tarde se conocerían los motivos, pero durante toda la mañana no hubo electricidad en la cuadra e incluso el personal de Tránsito debió reconducir el movimiento de la calle Pellegrini, ya que el semáforo no funcionaba. Numerosos clientes de Banco Río se hicieron presentes en el lugar pero allí recibieron las explicaciones de su responsable local, que les indicó que pese a haber vencimientos, ayer esa entidad no podía operar debido a la falta del servicio.

CONTRATISTA EN LA MIRA
El Jefe de Operaciones de la SCPL, Gabriel González, estuvo durante toda la mañana al frente de las tareas que se realizaron frente al Banco Río, para poder determinar el origen de la explosión. Apenas comenzaron a excavar se pudo decir que el problema se originó en los cables alimentadores subterráneos del Banco Río, que a su vez alimentan de electricidad a toda la cuadra.
No obstante, se hacían evaluaciones sobre lo que pudo haber pasado porque -como decía González- «no es normal que esto pase», hasta que finalmente al mediodía se confirmó que se trataba de una falla en la aislación del tendido subterráneo.
El ingeniero explicó con claridad que «se ha deteriorado la aislación en uno de los cables que acometía en esa caja que alimenta al Banco Río y a su vez es distribuidora y alimenta a todo el sector».
Técnicamente, lo que sucedió es que la caja «tiene tres alimentaciones distintas con posibilidad de alternativas en caso de que alguna de ellas falle y, como había gran cantidad de cables en la parte subterránea, una de ellas vio afectada su aislación y provocó esto que desencadenó en un incendio de los cables».
Al realizar las tareas de remoción del suelo, encontraron la respuesta. Según González diría más tarde, «había una acometida de un cable de comunicación realizada por un tercero no autorizado por nosotros y estimamos que al haber escarbado en esa zona para introducir este cable de comunicación, nos han deteriorado la asilación del cable y pasó lo que pasó».
Cuando el Jefe de Operaciones de la SCPL hizo mención a una contratista que operó en el lugar sin autorización de la Cooperativa, casi todos recordaron que hace pocos meses una empresa de nombre Cobra -al servicio de Telefónica de Argentina- hizo un tendido en ese sector del centro que incluso derivó en veredas rotas, baldosas ausentes y varios meses de abandono hasta reparar todo el sector que fue afectado.
Ayer se confirmó -a raíz del siniestro- que esa empresa había hecho un tendido de cables de fibra óptica y así fue como lesionó la aislación de los cables de la SCPL.
Ahora la contratista deberá rendir cuentas a las autoridades pertinentes por los daños causados.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico