Exsenador ahora provee oxígeno al sistema sanitario

Jubilado de la política, Alfredo Martínez cumple un rol clave en la pandemia y critica a su partido por seguir siendo furgón de cola de Macri.

El histórico dirigente del radicalismo santacruceño, Alfredo "Freddy" Martínez, alejado de la dirigencia partidaria, hoy es proveedor de oxígeno

Fue una de las referencias máximas del radicalismo santacruceño durante varias décadas. Contemporáneo y rival de Néstor Kirchner, supo forjar una amistad con él, a pesar de transitar veredas opuestas. Fue senador nacional y dos veces intendente de Río Gallegos. Hoy, a los 69 años se encuentra alejado de la política partidaria y cumple un rol fundamental para enfrentar la pandemia del coronavirus: es proveedor de oxígeno.

En diálogo con FM Tiempo, Martínez contó sus sensaciones en su nuevo rol lejos de la dirigencia política pero nunca fuera del radicalismo.

“Es una situación que me preocupa. Desde mi sector productivo estamos en contacto permanente con la pandemia. Debería la gente extremar las medidas de cuidado; el cuadro es muy complejo y los que están en primera línea de batalla vienen remándola desde hace mucho tiempo. Camas se pueden poner más, pero lo que implica la atención de la salud, doctores, terapistas, kinesiólogos, enfermeros, camilleros, son un bien escaso y tiene un desgaste importante", manifestó el exlegislador sobre la situación sanitaria.

Y agregó: "Se ha hecho un esfuerzo muy grande y hay que valorarlo, por ejemplo la habilitación del Hospital Militar que está funcionando a full. Veo con preocupación y también con cierta esperanza, por la cantidad importante de vacunas que van llegando. Tenemos la trágica noticia de una chica de 12 años que ha fallecido por COVID, por lo cual es la prueba más concluyente de que nadie está exento".

En la misma sintonía, remarcó: "La pandemia nos ha descolocado a todos y se ha tenido que traer como en muchos lugares del país, profesionales de afuera. Tenemos una visión centralista como país, la gran cantidad de recursos están asignados a la Capital Federal, Córdoba y Santa Fe. Hace falta distribuir más a los profesionales en toda la geografía del país. Tanto autoridades como población juegan un papel fundamental en cumplir su responsabilidad’’.

LA ALIANZA EQUIVOCADA

Sobre el radicalismo, Martínez disparó: "Me sigo sintiendo radical y observo con mucho dolor el devenir de mi partido. Desde el primer momento, en Gualeguaychú, en aquella convención, que se tomó la decisión de ir juntos con el PRO. Se cometió el error de ir con Macri. Raúl Alfonsín nos marcó claramente, a fuego quedó para mí, que el límite era Macri. Una alianza circunstancial se podía haber hecho, pero se le entregó la conducción a la gente del PRO. Esto me alejó de la vida institucional de mi partido, de lo cotidiano en lo partidario, expresé con respeto mi desacuerdo y lo planteé, no pude cambiarlo y me corrí para no entorpecer".

Sobre la actualidad del partido, el exintendente apuntó: "Hay atisbos de volver a las banderas históricas de nuestro partido, los tiempos hoy no están dados, ojalá pueda ver a mi partido levantando estas banderas de Alem. No voy a dar nombres porque me interesan más los valores, las personas son circunstancias, quizás los que los representan como dice la canción no están en la tapa de los diarios. No me puedo ver representado por Patricia Bullrich con lo que dice y hace, no puedo estar de acuerdo con sus barbaridades, no considero que se pueda crecer en base a denuncias falsas, si tenés pruebas presentalas. El radicalismo es un partido nacional y popular. No me gusta la grieta en donde en un canal le pegan a uno y en el opuesto, al otro’’.

Por último, respecto de su presente y futuro, Martínez sentenció: "Hoy estoy retirado de la política. Hasta de manera formal estoy retirado les diría, me jubilé hasta con años demás, lo cual también delata mi edad, hace un año y monedas estoy oficialmente jubilado. A los 69 años se pueden hacer muchas cosas, es cierto, pero en esta etapa estoy a full en el tema de la planta de oxígeno, es el desafío más grande que no le falte el insumo a nadie en esta bendita provincia, y hasta ahora gracias a la gente que tenemos trabajando lo hemos conseguido. Cuando me convocaron al Centro de Medicina Nuclear, era por un año y me quedé dos y medio, hoy no estoy pero sigo en contacto con ellos. La parte política, ahí ya he dado un paso al costado, soy fuente de consulta cuando se me requiere, lo que por suerte no es tan a menudo’’.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico